Grífols ya puede comprar Talecris

stop

El regulador de la competencia estadounidense da luz verde a la operación, que se firmará unas cuatro semanas. Para evitar un posible oligopolio en el sector, el FTC obliga a vender algunos activos a la italiana Kedrion

Víctor Grífols, en el centro, presidiendo la Junta

02 de mayo de 2011 (11:40 CET)

El pasado 7 de junio lanzaron la oferta y hasta ahora el tribunal de la competencia estadounidense (FTC) no ha autorizado la operación. Grífols ha anunciado este lunes por la mañana que han firmado el Acuerdo de consentimiento propuesto por la FTC para comprar la compañía de hemoderivados Talecris. Un documento que cuenta con cuatro rubricas, ya que el tribunal ha incluido a un último actor en la operación: la compañía italiana Kedrion, que hasta ahora no tenía presencia en Norteamérica.

Para evitar un posible oligopolio en el sector, los americanos obligan al grupo catalán a establecer sinergias con los italianos. Han firmado un acuerdo para producir albúmina, IGIV y factor VIII con Kedrion para comercializar en EEUU; en cuatro años les venderán la planta de fraccionamiento de Talecris en Melville (hasta entonces arrendarán la factoría); y les traspasarán el negocio de factor VIII en EEUU de Talecris y dos centros de producción de plasma. Unas condiciones que desde la compañía presidida por Víctor Grífols aseguran que son plenamente asumibles. Sobre todo porque apuestan por producir en la nueva planta de fraccionamiento que están construyendo en Parets del Vallés, que entrará en funcionamiento en 2014.

Con todo, fuentes cercanas al grupo catalán recuerdan que después de la adquisición el mercado americano de hemoderivados continuará controlado por tres grupos. Ahora el 70% del negocio está en manos de Baxter, CSL y Talecris, y cuando se cierre la operación será Grífols la tercera de la lista. Eso sí, entonces se repartirán el 75% de la cuota.

La firma definitiva, en cuatro semanas

Queda sólo un paso para finalizar la compra: el visto bueno de los comisionados del FTC. En Grífols no esperan que esto sea un obstáculo, fuentes de la compañía recuerdan que son unos actores de perfil político. Así, Víctor Grífols y Lawrence D. Stern firmarán la compra en unas cuatro semanas.

El valor total de la transacción, incluyendo la deuda neta, asciende a 3.300 millones de euros. La multinacional catalana ha informado de que ya dispone de la financiación necesaria para completar el proceso y tiene preparada la emisión de acciones sin derecho a voto para repartir entre los accionistas de Talecris.

Tras el anuncio del FTC los títulos de Grífols han subido en el Ibex. Eso sí, el grupo catalán espera un avance importante en su cotización el martes, cuando la bolsa de Londres vuelva a abrir tras un puente de cuatro días en el Reino Unido.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad