Los minoristas de Deoleo no pasan por el aro del fondo CVC

stop

EL ASALTO A UNA GRAN COMPAÑÍA

Jaime Carbó, consejero delegado de Deoleo, con la consejera de Agricultura de Andalucía, Elena Víboras

Madrid, 31 de diciembre de 2015 (17:58 CET)

Ni a 0,38 ni a 0,395 euros. Los accionistas minoritarios de Deoleo, la principal productora de aceite del mundo, ya lo habían advertido. Que no estaban dispuestos a vender sus acciones a esos precios y facilitar al fondo CVC que se hiciera con un porcentaje de control superior al 48% con el que se ha quedado tras las acciones captadas en la oferta pública de adquisiciones (OPA).

Por la misma razón, el precio, tampoco han querido vender sus acciones otros fondos partícipes en el accionariado de la aceitera, ni tampoco lo han hecho las tres cajas (Unicaja, Caixabank y Kutxabank), que, más por razones políticas que de interés estratégico y económico, han mantenido su algo más del 20% durante algún tiempo más. No será mucho. Y en cualquier momento –seguramente después del año electoral que se avecina– ese núcleo institucional de accionistas españoles se acabará evaporando.


Ole-CVC desembolsan 82 millones en la OPA

El resultado de la OPA se ha saldado con el desembolso de algo más de 82 millones de euros por parte de OLE Investments, sociedad controlada al 100% por fondos asesorados por CVC Capital Partners.

La cantidad que sale de comprar casi 209 millones de títulos --el 25,85% a los que estaba dirigida la oferta-- a esos 0,395 euros en los que finalmente se cerró la OPA. Sumando esa cantidad a los algo menos de 140 millones desembolsados entre abril y junio para alcanzar el 29,99% que Ole-CVC poseía hasta antes de la OPA --en su mayoría procedentes de los sendos paquetes vendidos por Bankia y Mare Nostrum-- el fondo habría desembolsado unos 220 millones de euros por ese 48% de Deoleo que ahora ostenta.

Los minoristas respiran

Para los accionistas minoritarios --esos aproximadamente 1.000 titulares de más de 51 millones de acciones representativas de casi el 4,5% del capital-- que CVC se haya quedado por debajo de las expectativas creadas, ha supuesto todo un alivio.

En el caso de que la aceptación hubiera sido mucho más alta, y el fondo hubiera alcanzado el 90% del capital, éste hubiera estado en condiciones de exigir la venta forzosa al resto de los accionistas, y además al precio de la OPA, a esos 0,395 euros por acción.

Ahora, en cambio, ese millar de accionistas agrupados en el Colectivo de Minoritarios de Deoleo respiran un poco más tranquilos. Al menos, de momento. Sabedores de que, por ahora, no habrá OPA de exclusión y que siguen atesorando unos títulos que, en el futuro, pueden valer mucho más de esos escasos 0,4 euros. Incluso, algunos piensan en incrementar posiciones si el precio sigue cayendo.

Oscurantismo

Durante todos estos meses, desde que CVC desembarcara en Deoleo y colocara a sus piezas al frente de la dirección de la empresa --manteniendo primero a Jaime Carbó como consejero delegado y colocando después, con el beneplácito del anterior, a José María Vilas, en sustitución de Óscar Fanjul-- los accionistas minoritarios se han mostrado críticos con la gestión y con el oscurantismo con el que se ha llevado a cabo la operación para que el fondo anglosajón hiciera y deshiciera a su antojo.

También han puesto sobre la mesa la poca credibilidad, por no decir ninguna, del Gobierno en este asunto, ante la inacción evidente mantenida después de que el ex ministro de Agricultura, Miguel Arias Cañete, anunciara la posibilidad de promover un gran grupo industrial para mantener el control español de la aceitera.

Doble juego del consejo

Durante la propia OPA, las contradicciones y el doble juego de la empresa se han puesto en evidencia. Mientras vendían públicamente las bondades de acudir a la OPA, los miembros del consejo de administración, en bloque, decidían hacer exactamente lo contrario.

Otro movimiento de alcance durante el periodo en el que la oferta ha estado vigente se relaciona con las compras de acciones llevadas a cabo por UBS y Crédit Suisse, dos de las grandes entidades financieras helvéticas. UBS ha comprado 52 millones de acciones (el 4,5% de Deoleo) y Crédit Suisse 2,2 millones, sumando un total de 36,4 millones de título, el 3,17% del capital de la aceitera.

Juego bursátil

Ahora se pone en marcha un juego bursátil que será interesante seguir, como es el de la necesidad de CVC de intentar aglutinar el 60% de los votos para llevar a cabo cualquier cambio significativo en la sociedad.

Se entra pues en un periodo en el que el fondo tratará de comprar todas las acciones disponibles hasta llegar a ese porcentaje, aunque de manera pausada para evitar que el precio se dispare, y esas compras salgan por un coste excesivo. A partir de ahí, entrará en marcha la ampliación de capital anunciada.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad