Miquel y Costas se va de compras para ser la tercera papelera del mundo

stop

JUNTA DE ACCIONISTAS

Cristina Farrés

La cúpula de Miquel y Costas, el presidente, Jordi Mercader Miró (iz); el secretario general, Javier Basañez (c) y el director general, Jordi Mercader Barata (d)
La cúpula de Miquel y Costas, el presidente, Jordi Mercader Miró (iz); el secretario general, Javier Basañez (c) y el director general, Jordi Mercader Barata (d)

en Barcelona, 17 de junio de 2015 (14:03 CET)

Miquel y Costas se lanza de cabeza al M&A (fusiones y adquisiciones, por sus siglas en inglés). La compañía presidida por Jorge Mercader padre da el disparo de salida a la "búsqueda activa" de sociedades que puedan impulsar el crecimiento del grupo de forma inorgánica para alcanzar la tercera plaza en el ránking mundial de las papeleras.

Según Jorge Mercader hijo, director de la cotizada, el objetivo es adquirir a algún player que fabrique "papeles especiales, al que nosotros podamos añadir algún valor diferencial" y cuyo equipo directivo "sea bueno" y se complemente con los "perfiles actuales" que trabajan en la compañía. Y aquí la actual cúpula del grupo tiene mucho que decir. En un momento en el que la regeneración se ha convertido en un imprescindible en el país, Miquel y Costas ha apostado para abrir el equipo de gestión para incorporar nuevos perfiles que sean "interesantes" en la nueva etapa que inauguraron en la junta de accionistas de este miércoles.

El fichaje de Ignasi Nieto, ex secretario general de energía con Zapatero, como director general adjunto el diciembre pasado se enmarca en esta línea. "Ha habido más en esta línea", añade el presidente.

Fuerte inversión en I D

"No queremos comprar un problema y tener presión por el crecimiento", declaró Mercader Jr. Aunque, en verdad, ese es el gran reto de Miquel y Costas. La vía inorgánica está sobre la mesa, pero la innovación en las divisiones que ya están en marcha se lleva una partida de entre 45 y 60 millones de euros en el nuevo plan estratégico que cubre el trienio 2016-2018.

"Destinamos muchos recursos en invertir para incrementar la calidad, no la capacidad productiva", señala Mercader padre. La dirección habla de innovar en papeles técnicos como los de cocina con certificación sanitaria (los que permiten cocinar magdalenas o panettone, entre otras), bolsas de té, filtros de cápsulas de café; así como la mejora del papel de tabaco u el papel de embalaje. También señalan que se deben adquirir nuevas máquinas para que en todas las factorías se pueda producir de todo, rehuyendo del modelo de centro especializado.

La cúpula saca pecho de que el expertise ha llegado a tal reconocimiento que grandes marcas de lujo como Chanel o Prada envuelven los productos que venden con sus papeles.

Autocartera

Para desarrollar el nuevo plan el grupo cuenta con un cojín importante: los recursos propios. El cash flow después de impuestos fue de 41,66 millones en 2014 y, además, disponen de una autocartera del 4,67% que en el caso de necesitar recursos ante una adquisición, se puede enajenar.

"Sólo se es independiente si se tiene autonomía financiera. Nosotros pudimos pagar 10 millones de euros en una mañana porque teníamos el dinero", manifiesta el presidente de Miquel y Costas. Esta operación corresponde a la adquisición del 3,21% del capital que estaba en manos de Bestinver (que aún controla el 6,75% de la compañía) el pasado octubre.

Distribución de la actividad productiva

Los productos industriales, los de mayor valor añadido, supusieron el 27% de la actividad productiva de Miquel y Costas en el último ejercicio (frente al 24% de 2013), la industria gráfica el 21% (el 19% el año anterior) y el tabaco el 52% (venía del 57%).

Con todo, en valor final el papel para cigarrillos aún supuso el 72% de los ingresos de la compañía (77% en 2013). Es decir, 146,4 milones de euros. Los productos industriales representaron el 19% de la cifra de negocios (37,8 millones frente a los 29,5 de 2013) y la industria gráfica el 9% (18,68 millones).

Las ventas crecieron el 6,6% hasta los 202,93 millones, aunque el beneficio neto cayó el 8,9% hasta los 24.696 millones. Mercader padre explica que la puesta en marcha de la nueva factoría Terranova Papers, situada en Cataluña, aún impacta en el resultado del ejercicio. El centro ya está al 60% de producción y se espera llegar al 80% en septiembre.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad