Poner la lavadora de madrugada para ahorrar 6 céntimos

stop

Servicio básico

La práctica afectó a más de 351.000 usuarios. Foto: EFE.

en Barcelona, 01 de julio de 2015 (20:29 CET)

Un ahorro de solo seis céntimos. Seis. Se ha hecho esperar, pero por fin ha llegado. A partir de este mes de julio los consumidores pueden acogerse a la tarifa eléctrica por horas. No exenta de polémica, la nueva tarifa cobrará el consumo eléctrico de cada hora al precio de mercado en aquella hora en lugar de a un precio fijo. Esto permitirá adaptar el consumo a las horas con la luz más barata, pero con un ahorro mínimo.

Y es que ahorrar no va a ser nada fácil: de momento, las principales eléctricas dedicarán el verano a hacer pruebas y hasta setiembre no empezarán a facturar por horas; solo un tercio de los hogares tiene el contador adaptado para enviar datos de consumo cada hora, y, además, el precio por horas obligará a aquellos que quieran ahorrar a cambiar de hábitos y, por ejemplo, poner la lavadora de madrugada o a primera hora de la mañana. Y aun así, el ahorro será mínimo, de seis céntimos por lavadora, según los cálculos de Holaluz.com.

Más de un año de retraso

Después de casi un año y medio mareando la perdiz, por fin arranca la tarifa por horas, una novedad prevista inicialmente para abril de 2014 después de que se suspendiera súbitamente el sistema de subasta de la Tarifa de Último Recurso (TUR) y el Ministerio de Industria, Energía y Turismo decidiera cambiar el sistema y crear el nuevo PVPC. Sin embargo, su implantación se ha ido atrasando hasta este mes de julio.

Las eléctricas tienen de margen hasta octubre para cambiar la tarifa a los consumidores que lo deseen y van a aprovechar este tiempo: las principales distribuidoras van a utilizar los meses de julio y agosto para hacer pruebas, de manera que hasta octubre los clientes no recibirán en sus casas la factura con la tarificación por horas, con el consumo de septiembre, según han explicado fuentes de las eléctricas.

A este retraso hay que añadirle el que sufrirán dos tercios de los hogares que, aunque quieran, no tendrán tarifa por horas. Y es que solo unos diez millones de consumidores, de un total de 28 millones, disponen del nuevo contador adaptado para mandar los datos de consumo en tiempo real, según los últimos datos de la CNMC. Y la implantación no será rápida: hasta final de 2018 no se prevé que todos los hogares españoles cuenten con los nuevos contadores.

Un precio cambiante

La nueva tarifa permitirá consumir en función del precio, lo que puede ser un arma de doble filo: durante las horas de más consumo, entre mediodía y las 11 de la noche, el precio por hora es mucho más caro que el de la tarifa de precio fijo. En cambio, durante la madrugada el coste de la energía es casi gratis.

El problema es que "la mayoría del consumo se hace durante las horas con luz cara y hay muchos hábitos que no pueden cambiarse", advierte Carlota Pi, socia fundadora de Holaluz.com. Otros sí: por ejemplo aquellos que dispongan de lavadora programable pueden prepararla para las 6 de la mañana. Aun así, el ahorro sería de 6 céntimos por lavadora, 72 céntimos al mes haciendo 12 lavadoras. La causa, que el coste de la energía sólo supone un 37% de la factura –el resto son impuestos, peajes y costes regulados­-. Además, Carlota Pi cree que "no tiene ningún sentido que la gente se tenga que conectar cada noche a REE para ver el precio del día siguiente y programar su consumo, tiene mil cosas a hacer a esas horas".

Discriminación

Facua-Consumidores en Acción ha denunciado la nueva tarifa ante la Comisión Europea al considerar que discrimina entre los clientes que disponen de los nuevos contadores y los que no. Además, ha criticado que los consumidores no conocerán el precio por hora con suficiente antelación. REE publica cada día alrededor de las 20:15 horas en su web el precio por hora del día siguiente, antelación que no es suficiente para las organizaciones de consumidores.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad