Puigdemont sobreactuará para exagerar el respaldo de las multinacionales

stop

Ante las críticas del empresariado local por la falta de iniciativa, desde la Generalitat se subraya que siguen captando inversiones extranjeras

Josep Maria Casas

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, durante una reunión del Gobierno catalán. EFE/Alejandro García
El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, durante una reunión del Gobierno catalán. EFE/Alejandro García

Barcelona, 15 de febrero de 2017 (05:00 CET)

Carles Puigdemont inaugurará este jueves la nueva sede corporativa de Epson Ibérica en Sant Cugat del Vallès (Barcelona). Esta sería una inauguración más, una de tantas, pero al gobierno catalán le viene de perlas para poner de relieve que Cataluña sigue cazando inversiones, especialmente de multinacionales japonesas. Y el consejero de empresa, Jordi Baiget, saca pecho.

Desde su departamento se subraya que el debate independentista no asusta a los inversores extranjeros y, como ejemplo, destacan el interés que despierta Cataluña entre el empresariado nipón. Se refieren a decisiones como las de Uniqlo, el gigante japonés de la moda que abrirá su primera tienda en España en el paseo de Gracia de Barcelona, o la de Rakuten, que se convertirá en el principal patrocinador del Barça a partir de la próxima temporada.

En realidad, Puigdemont desquicia al empresariado catalán. En foros económicos, como Foment del Treball o la Cambra de Comerç, no se entiende que el presidente de la Generalitat no se prepare más sus intervenciones sobre los retos de la economía catalana. Consideran que se limita a desgranar cifrar oficiales. No obstante, busca la foto con los grandes empresarios, más aún si son internacionales. Este jueves, estará al lado de Kazuyoshi Yamamoto, presidente de Epson en Europa, el fabricante japonés de impresoras, ordenadores, televisores y robots industriales.

Oriol Pujol ayudó en las deslocalizaciones

Puigdemont se encomienda ahora a las multinacionales japonesas pese a que Oriol Pujol Ferrusola, ex número dos de su partido cuando se denominaba Convergència, supuestamente intervino bajo mano en la deslocalización de Sony, Sharp y Yamaha. Sus instalaciones en Cataluña pasaron, respectivamente, a Ficosa, Cirsa y al Grupo Sesé. Estas operaciones forman parte del caso ITV. La Fiscalía Anticorrupción pide cinco años y dos meses de cárcel para Pujol, así como tres años y cuatro meses para su esposa, Anna Vidal.

En la inauguración de este jueves, el gobierno catalán recordará que el número de empresas niponas crece: 146, en 2012; 161, en 2013; 186, en 2014; y 193, en 2015, según datos facilitados a Economía Digital por el Consulado General del Japón en Barcelona. Sin embargo, hacen referencia al conjunto de su jurisdicción (Cataluña, Comunidad Valenciana y Baleares).

El lobby projaponés

Puigdemont basará en estos datos su probable discurso acerca de la buena marcha de la economía catalana, aunque tenga poco que ver una cosa con la otra. Cataluña concentra el 80% de las empresas japonesas instaladas en España. Ello explica que sus multinacionales constituyeran el año pasado en Barcelona el Círculo Empresarial Japón España (CEJE). A su frente se encuentra Jorge Lasheras, expresidente de Yamaha España.

En la junta de este círculo aparecen directivos de Nissan, NTT, Ricoh, Lixil, Takenaka, Toyoya Material Handling y Epson. La Generalitat intenta atraer más inversiones japonesas. Por este motivo, ha reforzado la oficina de la agencia gubernamental Acció en Londres para pescar en las aguas revueltas del "brexit". El objetivo es conseguir que multinacionales niponas que tienen su sede europea en el Reino Unido se trasladen a Cataluña.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad