¿Quién ordenó el software tramposo de Volkswagen?

stop

La pregunta clave en la crisis de los motores trucados sigue sin respuesta. El Congreso de EEUU interroga al presidente de la firma en el país durante horas mientras Alemania manda a sus fiscales a las sedes del grupo

El presidente del Grupo Volkswagen (VW) en Estados Unidos, Michael Horn / EFE

EEUU, 08 de octubre de 2015 (23:00 CET)

El Congreso de los Estados Unidos (EEUU) llamó este jueves al presidente del Volkswagen en el país, Michael Horn, para someterle a un duro interrogatorio que, sin embargo, no sirvió para despejar la mayor incógnita relacionada con la crisis de los motores trucados: ¿quién ordenó instalar el software para ocultar las emisiones contaminantes?

Tras pedir disculpas, Horn admitía este jueves que ya en mayo de 2014 fue alertado de la situación a raíz de un estudio elaborado por la Universidad de Virginia Occidental. "Me gustaría ofrecer una sincera disculpa. Nunca pensé que algo así fuera posible en el grupo Volkswagen", añadía.

¿La culpa? De dos ingenieros

Pero, lejos de dar nombres y de señalar a varios altos cargos como responsables o incluso a él mismo, el presidente de Volkswagen en EEUU decidía pasar la patata caliente a "dos ingenieros" que, según él, tomaron la decisión de instalar el software para pasar los controles.

Sin embargo, ¿es posible que dos personas en un gran grupo como Volkswagen manipulen los motores de 11 millones de vehículos sin que nadie en las altas esferas lo ordenase? "Nosotros somos totalmente responsables de nuestras acciones. Nuestro objetivo principal ahora es encontrar una solución para nuestros clientes", señalaba Horn.

Responsabilidades penales

Aunque ni el perdón ni el mea culpa fueron suficientes para los congresistas presentes. "Alguien debería ir a la cárcel", señalaba sin atisbo de duda el congresista por Nueva Jersey, Frank Pallone.

Pero no era el único que lo pensaba. Varios han sido los que han exigido responsabilidades penales a Volkswagen y a sus ejecutivos. Mientras, Horn aseguraba que se conocerían los responsables cuando concluya la investigación interna que está llevando a cabo la compañía para desvelar todos los detalles de lo ocurrido.

Y ha querido subrayar, eso sí, que los vehículos manipulados son seguros y legales. "Nuestro equipo técnico está trabajando para encontrar la solución para cada uno de los grupos de vehículos afectados", explicaba. Según este directivo, existen tres grupos de vehículos cuyos motores fueron manipulados para pasar los controles de emisiones. "Trabajaremos para asegurarnos que esto no vuelva a ocurrir nunca", insistía.

Obtener más información de lo ocurrido

De momento, la Fiscalía alemana ya ha registrado este jueves las oficinas centrales del grupo con el fin de recopilar toda la documentación necesaria para obtener alguna pista más sobre lo ocurrido.

Por su parte, el grupo automovilístico señala que está colaborando con dicha investigación. "Volkswagen sabe que será juzgada no por sus palabras, sino por sus acciones en las próximas semanas y meses", explicaba Horn.

Los mercados, por ahora, ya están castigando al grupo con una pérdida de más de un tercio del valor de las acciones a la espera de la millonaria multa que podría imponer la EPA (Agencia norteamericana de Protección Ambiental).

Otros vehículos diésel en revisión

Tras la intervención de Horn hablaron también este jueves el director de la Oficina de Transporte y Calidad del Aire en la EPA, Christopher Grundler, y el responsable de la supervisión de la Clean Air Act, Philip Broks.

El primero aseguraba desconocer cuándo se solucionará este problema. "Hay muchas cosas que no sabemos", matizaba. Por ahora, la EPA todavía no ha fijado una sanción al grupo alemán y se están revisando otros vehículos diésel para ratificar si el sistema de control de las emisiones funciona correctamente y bajo la normativa vigente. 

Asimismo, Volkswagen ha anunciado que de momento ha dado marcha atrás a la solicitud para obtener el certificado necesario de la EPA para vender los modelos diésel de 2016.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad