stop

Denodo salda cuentas con Sandra Ortega, a la que adeuda 13 millones, tras la entrada de un inversor

Pablo Barro

Sandra Ortega dice adiós a la empresa que llevó a Silicon Valley. Ortega en una imagen de archivo. ED/archivo

A Coruña, 11 de octubre de 2017 (14:00 CET)

Sandra Ortega ha heredado de su madre, Rosalía Mera, una participación en una empresa puntera en el sector de las tecnologías de la información. Se trata de Denodo, especializada en desarrollo de software (en soluciones de virtualización de datos) y que compite desde Galicia con gigantes como SAP, Oracle o IBM. Sin embargo, la mercantil que respaldó este proyecto y que permitió a la mujer más rica de España poner una pica en Silicon Valley ha dejado de existir.

La extinción por disolución voluntaria de Denodo Technologies SL, de la que se hacía eco este martes el Boletín Oficial del Registro Mercantil (Borme), se ejecutó a finales del pasado mes de septiembre. Esta decisión, que puso fin a tres décadas de existencia de la sociedad, supuso también el cese de todos los consejeros, incluido Rosp Corunna Participaciones Empresariales, una de las firmas con las que opera Sandra Ortega.

El movimiento se produce tres meses después de la entrada de un inversor en Denodo Technologies INC, la filial norteamericana, que desde 2014 gestiona los derechos de propiedad intelectual, los productos, contratos, derechos, documentación y, en general, todos los elementos vinculados a la ya extinta Denodo Technologies SL.

La extinta Denodo Technologies SL traspasó buena parte de sus activos a su filial norteamericana en 2014

Denodo Technologies INC se hizo con estos activos a costa de engrosar una deuda con la firma española que a cierre del ejercicio 2016, según recoge la memoria de la compañía, superaba los 13 millones de euros, de los cuales 8 millones correspondían a préstamos participativos de Rosp Corunna y 5,1 millones a líneas de crédito concedidas por el vehículo inversor de Sandra Ortega.

El inversor

Ante esta situación, los gestores de la sociedad, entre los que destaca el fundador y CEO de Denodo, el gallego Ángel Viña, decidieron ampliar capital y dar entrada a HGGC en el accionariado. Los términos en los que se ejecutó la operación no han sido desvelados, pero en su memoria Denodo Technologies SL reconoce que la cantidad ingresada por la filial americana proporciona “suficiente liquidez” a ésta para saldar la deuda existente entre ambas, así como la que mantenía con Rosp Corunna Participaciones Industriales.

Denodo, líder en virtualización de datos, con sede en Palo Alto, central de I+D en A Coruña y oficinas de ingeniería y ventas en todo el mundo, valora la entrada de HGGC en el capital como “un paso muy importante para acelerar el liderazgo de mercado de Denodo”. Ángel Viña señala que la compañía ha gozado de “un éxito tremendo” en la última década en satisfacción de clientes, alianzas, adquisición de talento y crecimiento rentable, un camino que ahora esperan continuar “aún más rápido” de la mano del que consideran “el socio más adecuado”.

A pesar de la extinción de la sociedad que dio respaldo a esta start-up de la Universidade da Coruña hasta convertirse en lo que es hoy, Denodo mantiene otra mercantil en España, Denodo SLU, con la que opera en territorio nacional y que tiene como único accionista a Denodo Technologies INC.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad