Seat vendió a la Ertzaintza 120 coches con los motores trucados de VW

stop

Los vehículos tienen el software que engaña en los controles de contaminación. El fabricante de Martorell deberá repararlos antes de entregarlos a la policía vasca

La Ertzaintza tendrá que esperar meses para recibir sus nuevos Seat Altea

Vitoria, 04 de febrero de 2016 (01:00 CET)

La policía vasca también sufre la crisis de las emisiones del grupo Volkswagen. Seat lleva ya casi tres meses de retraso en la entrega de 80 unidades del Altea, comprometidos desde el pasado mayo con el departamento vasco de Seguridad.

El contrato establecía un pedido de 120 coches patrulla, debiendo entregar las primeras 80 unidades antes de que finalizara 2015. El resto se entregarían a lo largo de 2016. Sin embargo, Seat aún no ha enviado ningún vehículo a la Ertzaintza.  

Según ha podido saber Economía Digital, los modelos que esperaba el gobierno vasco llevan motores diésel EA189, los afectados por la manipulación de las emisiones. Por esa razón, no pueden ponerse aun a la venta, por lo que la Administración vasca deberá esperar.

Sin fecha de entrega

Fuentes de Seat han asegurado que la compañía ha reiterado al gobierno vasco su intención de cumplir con todas las condiciones del contrato y que se están realizando "las acciones posibles para proceder con la entrega de las unidades comprometidas lo antes posible", aunque no son capaces de dar una fecha, ni siquiera aproximada, de cuándo podría ser.

El problema es que el Altea ya no se fabrica desde julio del año pasado, por lo que Seat no ha podido sustituir los modelos afectados por otros producidos posteriormente, con un motor de nueva generación. Así, deberá repararlos, lo que todavía puede tardar meses.

La solución, a partir de marzo

El grupo VW puso en el mercado en todo el mundo más de 10 millones de coches con motores diésel EA189, con motorizaciones 1.2, 1.6 y 2.0. Seat vendió 700.000 de estos vehículos que equipaban un software que detectaba cuándo estaba siendo inspeccionado, para reducir las emisiones y engañar en los controles.

El gigante alemán acaba de empezar a arreglar los motores afectados, pero sólo en Alemania con un modelo de Volkswagen. A medida que se validen las actuaciones para los diversos tipos de motor y modelos, se irán extendiendo las soluciones. Está previsto que el arreglo de los Seat no empiece hasta marzo.

Seat vendió durante el año pasado un total de 400.000 vehículos, lo que fuentes de la compañía califican como "el mejor resultado de ventas de los últimos ocho ejercicios", a pesar del escándalo sobre las emisiones.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad