Unilever externaliza áreas vitales del negocio para recortar costes en España

stop

REDUCCIÓN DE COSTES

Protesta de trabajadores de Aranjuez contra despidos de Unilever.

Madrid , 24 de abril de 2015 (01:00 CET)

La multinacional angloholandesa Unilever, fabricante de Frigo, Axe, Flora, y Dove, se mudó en 2012 de sus céntricas oficinas en la avenida Diagonal en Barcelona a un polígono empresarial de Viladecans, en el extrarradio de Barcelona, para ahorrar en alquiler y para dar mayor espacio a su creciente plantilla. Ambos propósitos fueron alcanzados: la compañía ahorra 700.000 euros anuales en arrendamiento y, con el constante despido de personal, no deja de ganar en espacio en sus modernas instalaciones.

La multinacional, con 5.500 millones de euros de beneficios globales el año pasado, considera que sus gastos operativos y de personal en España son elevados. Por ello, ejecuta un moderado pero paulatino plan de ajuste que la ha llevado a disminuir la plantilla desde más de 400 trabajadores hasta los 350. La central se ha dejado a 60 empleados por el camino.

Los últimos afectados han sido los integrantes del back office, despedidos hace pocas semanas. La multinacional ha decidido que el departamento debe trasladarse a Polonia, por lo cual ha prescindido de los servicios del equipo en España, según confirman fuentes de la empresa.

Unilever oficialmente asegura que el último recorte laboral sólo afecta a seis personas, a quienes se ofreció una recolocación. Pero la multinacional no ha podido aclarar si finalmente los afectados han conservado sus puestos de trabajo.

Subcontrataciones

La fuerza de ventas de la compañía ha comenzado a ser externalizada. Los comerciales que visitan los establecimientos para ofrecer las promociones de las marcas de Unilever ya no pertenecen a la multinacional sino a compañías subcontratadas, según explican fuentes de la empresa.

Unilever ha dejado en manos externas la gestión de la informática, las finanzas, la fuerza de ventas, los recursos humanos y parte del sector logístico. IBM y Accenture son dos de las afortunadas con el traspaso de gestión.

El fabricante, que continúa manteniendo excelentes cifras de venta en marcas como Flora y Axe, no ha dejado de ajustar la plantilla no sólo en las oficinas sino también en las fábricas.

La medida con mayor impacto ocurrió hace dos años con el despido de 22 trabajadores de los helados Frigo que desmanteló sus plantas en España. Ahora los helados vienen de otras fábricas europeas.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad