Delegados sindicales de las subcontratas y proveedores de Volkswagen Navarra protestan el pasado mes de junio delante de la planta. EFE/Jesús Diges

Volkswagen para la producción del coche más fabricado de España

stop

Los retrasos para homologar los propulsores con la nueva norma WLTP provocan el desabastecimiento en la planta española y obligan a presentar un ERTE

Economía Digital

Delegados sindicales de las subcontratas y proveedores de Volkswagen Navarra protestan el pasado mes de junio delante de la planta. EFE/Jesús Diges

Barcelona, 21 de agosto de 2018 (12:23 CET)

Volkswagen tropieza con la nueva ley europea de homologación de motores. El fabricante alemán no logró certificar a tiempo sus propulsores según la norma de emisiones y consumos WLTP, por lo que ya tuvo que cerrar varios días sus fábricas en territorio germano. Con la entrada en vigor de la legislación en septiembre va más allá: plantea un ERE temporal en la planta de Navarra ante el desabastecimiento que afectará al coche más producido de España, el Volkswagen Polo.

La dirección de la compañía explicó el lunes a los sindicatos que la factoría deberá cerrar entre el 3 y el 7 de septiembre, más otros tres días por concretar debido al cuello de botella formado por el incremento de la demanda de los vehículos de gasolina y el retraso de las homologaciones, que también afecta a las motorizaciones diésel.

No es descartable que otras plantas del grupo en el Viejo Continente sufran recortes similares debido al mismo problema, pues Volkswagen, que también envía los motores a Seat, debe hacer malabares para repartir los propulsores que fabrica en los centros de Salzgitter y Zwickau.

Durante las ocho jornadas de cierre se dejarán de fabricar hasta 11.200 coches, que la empresa no aclara como se recuperarán a pesar del buen funcionamiento de la demanda.

Los trabajadores de Volkswagen, en pie de guerra

Los trabajadores recibieron la propuesta con hostilidad debido a la nula anticipación con la que se les informó de la medida. Según Diario de Navarra, todos los sindicatos expresaron su sorpresa al ser contactados, pues antes de irse de vacaciones ya se les había comunicado el cierre de la instalación entre el 8 y el 10 de agosto.

Si bien el cierre es un recurso habitual de flexibilidad en este tipo de centros, no lo es el ERTE. Por ello, UGT y CCOO aseguraron que pedirán un complemento salarial que reduzca el impacto económica para los trabajados. A pesar del esfuerzo, admitieron que los empleados terminarán por perder dinero.

Volkswagen España declinó hacer declaraciones, pero las fuentes consultadas por el citado medio veían "poco probable" que el despido se alargue más de los ochos días avanzados. Las mismas voces recuerdan que se trata de "un problema temporal" como es el retraso de las certificaciones WLTP.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad