Walsh blinda a Vueling

stop

AEROLÍNEAS

Uno de los aviones de la flota de Vueling

10 de noviembre de 2012 (20:54 CET)

El consejero delegado de International Airlines Group (IAG), Willie Walsh, se ha apresurado en establecer los cortafuegos necesarios para garantizar la independencia de Vueling dentro del grupo aeronáutico formado por Iberia y British Airways (BA) y que, en la próxima primavera, integrará a la compañía presidida por Josep Piqué. Su posición ha sido aclarada a los inversores sobre todo después de que algunos consejeros de Iberia filtraran a la prensa que la última intención era unirla con Iberia Express, maniobra recogida por la prensa económica de toda Europa.

Los analistas interrogaron hasta siete veces a Walsh sobre esos planes de concentración. Y hasta siete veces los desmintió. La respuesta dada a cada una de las preguntas de los invitados a la videoconferencia de presentación de resultados del tercer trimestre –que duró más de cinco horas— fue siempre en el mismo sentido. Vueling se sumará en un plano de igualdad al grupo. Estará al mismo nivel que Iberia y BA y su consejero delegado, Alex Cruz, reportará directamente con Londres, sin paradas intermedias en Madrid. “Queremos que sigan haciendo lo que han hecho hasta ahora porque es lo que conviene a IAG”, aseguró.

Líderes en Barcelona

Con Vueling, el grupo internacional dispondrá de una de las aerolíneas más eficientes, la única en el sur de Europa que gana dinero y una posición no menor bajo la perspectiva de Walsh: el liderato en un tercer gran aeropuerto europeo. Vueling agregará el 25% de cuota de mercado que controla en Barcelona-El Prat al 15% que hoy por hoy suman Iberia y BA. En el segmento de pasajeros de negocio, la aerolínea catalana transporta a uno de cada dos clientes que transitan por El Prat.

De este modo, IAG podría alcanzar cuotas de mercado medias del 40% en la ciudad condal a partir del próximo verano, cuando Vueling establecerá 28 nuevas rutas. El grupo hispanobritánico controlará tres de los 10 grandes aeródromos del continente: Londres, Madrid y Barcelona. Superará a Air France-KLM y tratará de tú a tú a Lufthansa, dominante en tres aeropuertos.

“Express no aporta nada”

Estos valores deben preservarse y estarían en riesgo si se materializa la fusión con Express. Walsh aseguró a los analistas que Iberia “debe purgarse sola, no puede contaminar a otros negocios del grupo ni presentes ni futuros”. El argumento económico dado es que “Express, aunque cuenta con unos costes de estructura mucho menores que Iberia, son excesivamente altos comparados con la competitividad de Vueling”. “Express, hoy por hoy, no aporta nada a Vueling”, incidió. La relación por lo tanto entre Vueling e Iberia seguirá vehiculada a través de los “excelentes acuerdos comerciales que ya unen a ambas empresas”.

Con la adquisición de Vueling, IAG será el único gran grupo –sexto en el mundo— en operar una aerolínea de corto y medio radio rentable. Air France-KLM y Lufthansa dan pasos similares a los de Iberia con Express y maduran el lanzamiento de sus franquicias para competir con el bajo coste.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad