Almirall encara el relevo generacional: Carlos Gallardo ya es vicepresidente

La farmacéutica catalana recorta sus beneficios en un 41% hasta el mes de septiembre por la crisis del coronavirus, pero mantiene los objetivos anuales

La farmacéutica Almirall encamina el relevo generacional de la compañía. Controlada por la familia Gallardo, la saga da protagonismo a la tercera generación y nombra vicepresidente a Carlos Gallardo, hasta ahora consejero e inversor en el área de salud digital de la firma.

La cotizada confirma así el plan para erigir a Carlos Gallardo como el sucesor del actual presidente, Jorge Gallardo, su padre. En los últimos dos años, el dirigente fue tomando posiciones en comisiones clave del organigrama de la empresa, recuerda Expansión.

A pesar de los 79 años de Jorge Gallardo no se espera que el relevo definitivo se acometa a corto plazo. Carlos elevará así su posición, que compaginará con la inversión en start up de salud digital. “Asumirá un rol más significativo”, señaló la empresa.

El flamante vicepresidente inició su carrera profesional en la farmacéutica Pfizer hasta que saltó a Almirall, donde ocupó distintos cargos hasta colocarse como director general del negocio en Reino Unido e Irlanda, puesto que ocupó hasta 2013. Desde entonces, forma parte del consejo de administración.

“Nos complace que esté dando este paso importante para asumir mayores e importantes responsabilidades dentro del Consejo”, añadió la organización, inmersa en una renovación de su equipo directivo tras la anunciada salida –prevista para finales de 2020– de su consejero delegado, Peter Guenter. 

El reto de Almirall: remontar el golpe del coronavirus

En su nuevo puesto, Carlos Gallardo gana nuevos galones en la compañía para hacer frente al coronavirus, que provocó un descenso del 41% de los beneficios hasta septiembre. La organización ganó 57,1 millones en los primeros nueve meses de 2020 por el golpe de la pandemia, cifrado en 60 millones, y la aparición de una alternativa genérica al fármaco Aczone.

Las ventas cayeron a menor velocidad y se dejaron el 9% del mismo periodo del año anterior, quedando en 621,6 millones de euros

A pesar del descenso, la farmacéutica cuenta con terminar el ejercicio con un Ebitda superior al de 2019.”Esperamos que aumente la contribución de los actuales motores de crecimiento y de los nuevos lanzamientos”, apuntó en un comunicado enviado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV)