Almirall pierde el 30% del beneficio por el coronavirus y Estados Unidos

Almirall ganó 74,3 millones de euros en 2020, un 29,9% menos que en el ejercicio anterior por culpa del coronavirus y el auge de la competencia en Estados Unidos, donde su tratamiento contra el acné sufrió por la llegada de nuevos genéricos.

La farmacéutica de la familia Gallardo publicó este lunes sus resultados, con unos ingresos totales de 814,5 millones (-10,3%) y unas ventas netas de 807,4 millones (-5,4%).

A partir de estas cifras deberá remontar Gianfranco Nazzi, el nuevo consejero delegado de la organización. El transalpino procede de Teva y sustituirá al belga Peter Guenter, aunque no se incorporará hasta el próximo 1 de mayo.

El negocio europeo supuso 580 millones de ingresos (-2%). La resistencia en el Viejo Continente no se sostuvo en Estados Unidos, donde las ventas se desplomaron el 48% hasta los 87,9 millones. El descenso llegó motivado por el auge de genéricos en el tratamiento contra el acné.

Almirall aspira a mantenerse en 2021

De este modo, el Ebitda descendió hasta los 238,3 millones, el 21,7% menos. A pesar del varapalo, Almirall celebró haber cumplido con las estimaciones financieras que tenía sobre la mesa. Para 2021 augura un crecimiento “de un dígito medio” y un Ebitda de entre 215 millones y 235 millones de euros.

Si bien el coronavirus todavía afectará sus resultados en el primer semestre del año, la farmacéutica aspira a mejorar sus números con el lanzamiento de un tratamiento para la queratosis actínica. Este mismo 2021 se darán a conocer resultados preliminares del ensayo de su tratamiento para dermatitis atópica y se aprobará una crema para la soriasis en Europa.

En un comunicado, el consejero delegado interino, Mike McClellan, resaltó que 2020 ha sido un año complejo pero que la compañía ha cumplido con sus estimaciones financieras, y celebró que el nuevo CEO ayudará a Almirall a lograr su objetivos de crecimiento sostenido en su negocio principal en el futuro.