Casado vincula su continuidad al frente de CatalunyaCaixa a su conversión en banco

stop

Al final del proceso actual el directivo podría dejar la presidencia

02 de febrero de 2011 (15:05 CET)

Fernando Casado, que asumió la presidencia de CatalunyaCaixa hace tres meses, estaría meditando dejar el cargo una vez que la entidad resuelva su transformación en banco. El directivo sopesa su presencia en la cúpula de la segunda entidad de crédito de Catalunya a diversos aspectos, entre ellos la compensación económica por su dedicación actual o futura. Al respecto, Elconfidencial ha revelado que la intención de Casado seria dejar el cargo una vez concluida la transformación de la entidad de crédito por motivos salariales.

“Casado está liderando el proceso actual”, explica una fuente de CatalunyaCaixa consultada por Economia Digital. Dicho portavoz no llega ni a aceptar que la entidad haya decidido transformarse en banco, cosa que el director general, Adolf Todó, sí que admitió prácticamente hace unos días en una entrevista televisiva. Pero, una vez sentado el hecho de que Casado es quien conduce el proceso de cambio de la caja, diversas fuentes admiten que al terminar dicha transformación “se desconoce como quedarían conformados los órganos de Gobierno”, de lo que se deduce que, al concluir la tarea de reconversión, Casado pudiese plantearse interrumpir la continuidad en su cargo, actualmente no ejecutivo.

Un directivo que preside

Fernando Casado fue director general del el Instituto de la Empresa Familiar (IEF) antes de presidir CatalunyaCaixa. En esta entidad ha formado tándem con Adolf Todó, un directivo bancario de conocida actitud de mando, mientras que estatutariamente la presidencia de CatalunyaCaixa no tiene poderes directos.

La dirección de CatalunyaCaixa ya se vio envuelta en una controversia en diciembre pasado al trascender que en los órganos de dirección de la entidad se propuso en diciembre pasado que el sueldo del Presidente fuese de 600.000 euros anuales. Ante la critica de respresentantes del mundo local y de representantes sindicales se acordó que el presidente cobrara al año 200.000 euros a cambio de una dedicación parcial.

Con la transformación de CatalunyaCaixa en una entidad bancaria, asegura Elconfidencial, el papel de Casado podría cambiar y también su compensación económica, aunque en la entidad solo se habla de “nuevo escenario”.

Lo cierto es que oficialmente no se ha planteado de nuevo el tema de la compensación salarial, recuerdan fuentes sindicales con presencia en los máximos órganos dirección de la caja catalana.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad