El agujero del sistema financiero español podría llegar a los 50.000 millones

08 de abril de 2010 (19:17 CET)

Las cajas de ahorros y bancos españoles necesitan recibir una inyección de capital de entre 30.000 y 50.000 millones de euros, con ayuda pública, para afrontar el difícil escenario económico y financiero actual, en el que se están llevando a cabo los procesos de fusión entre varias entidades. Esta es una de las conclusiones a las que llega el Informe de Reestructuración de Cajas de Ahorros y la reforma de su regulación, elaborado por el Centro de Investigación Financiera del IE Business School y PwC.

El informe recuerda que el FROB tiene un presupuesto máximo de 99.000 millones, pero alerta que no estas ayudas públicas no estarán vigentes mucho tiempo. Igualmente, asegura que los desafíos para las Cajas de Ahorros son incluso más agudos debido a su mayor expansión durante los años de bonanza, a la mayor fragmentación del sector y a su mayor exposición al riesgo inmobiliario.

Y es que las cajas se enfrentan a una creciente morosidad, a un descenso de los ingresos del 20% o el 25% a raíz de la importante caída de la actividad y de la concesión de crédito que, según sus previsiones, será negativa “en 2010 y en una serie de años”, según el director del estudio, el economista Luis De Guindos.

Por otra parte, De Guindos reclamó también "mucho más poder" para el Banco de España en el proceso de reestructuración financiera, en detrimento del papel de las comunidades autónomas. "Compartir en estas circunstancias las tareas de supervisión entre el Banco de España y las comunidades es una irracionalidad" negativa para la confianza, dijo De Guindos, contrario a un análisis del sistema financiero desde los "corralitos" regionales y partidario de la "visión global" que únicamente tiene el organismo que preside Miguel Angel Fernández Ordóñez.

El ex secretario de Estado de Economía advirtió de que el proceso de reordenación financiera en España es "inadecuado" y lento, y que "es difícil que la economía española se recupere si no se reestructuran las cajas de ahorros", que constituyen la mitad del sistema financiero español, tras destacar la mayor eficiencia de las fusiones entre cajas de distintas autonomías pese a las reticencias políticas regionales.

"Se deben eliminar las restricciones a las integraciones interregionales", apostó el experto, en alusión a la Ley de Organos de Regulación de Cajas de Ahorros (Lorca). "No creo que la gente quiera cajas gallegas, catalanas o madrileñas, sino solventes y que den un buen servicio", consideró De Guindos.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad