El Gobierno de Cameron declara una 'guerra fiscal' a las grandes empresas tecnológicas

stop

Impondrá un impuesto del 25% a los beneficios que generan compañías como Google, Apple, Amazon y Facebook

La sede de Facebook y una de las oficinas de Google

Barcelona, 04 de diciembre de 2014 (12:20 CET)

El Gobierno británico que lidera David Cameron ha anunciado una guerra fiscal contra las grandes compañías tecnológicas. Harto de que utilicen estructuras complejas para evitar pagar impuestos ha impuesto un impuesto para evitar que continúen en esta línea gigantes de la talla de Google, Apple, Amazon y Facebook.

En abril de 2015, se aplicará la bautizada como tasa Google que gravará con un 25% los beneficios de estas tecnológicas.

"Hemos decidido acabar con esa práctica", ha sentenciado el secretario del Tesoro británico, George Osborne, quien ha avanzado que con esta medida se espera recuadar 1.200 millones de euros, según publica El Mundo.

Un 4% más que el impuesto de sociedades

Esta nueva tasa Google a la inglesa supera en cuatro puntos al impuesto de sociedades del país y busca como primer y principal objetivo que estas multinacionales cambien sus actuales estrategias fiscales y paguen los impuestos directamente en en Reino Unido.

"Ofrecemos una de las cargas fiscales más bajas del mundo para atraer a los negocios, pero esperamos que esos impuestos se paguen. Si una compañía lleva a cabo mucha actividad en Reino Unido, pero puede evitar pagar el impuesto de Sociedades moviendo los beneficios generados, Reino Unido será capaz de tasar a partir de ahora esos beneficios a un tipo estimado del 25%", ha subrayado Osborne.

Aunque todavía falta detallar algunos puntos de esta medida, el Gobierno británico ya ha querido avanzar su lucha contra estas prácticas. Sin embargo, Osborne ha reconocido que esta nueva tasa será realmente efectiva si existe una colaboración estrecha de la comunidad internacional y de los países de la Unión Europea.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad