El Santander inaugura la época de bonanza

stop

Los resultados trimestrales indican la drástica recuperación del beneficio, nuevo crédito hipotecario y a pymes, más depósitos y fondos de inversión

El consejero delegado de Banco Santander, Javier Marín | EFE

04 de noviembre de 2014 (14:05 CET)

Banco Santander ha presentado este martes los resultados trimestrales firmados hasta septiembre. Focalizados en España y estrictamente en el negocio financiero, indican la drástica recuperación del beneficio, impulsado por tres factores: la caída de costes, los mayores márgenes y las menores provisiones.

En esta actividad, la tradicional, el exceso es de 309 millones ( 123,6%). Si se agregan el resto de negocios que posee el Santander en España (consumo, seguros e inmobiliario) los números negros rubrican 600 millones en ganancias.

Aunque el grupo que, tras la muerte de su padre, preside ahora Ana Botín lleva tres trimestres en la senda de la normalización, éste último sería el periodo que permitiría decir que la cuenta de pérdidas y ganancias responde al comportamiento del negocio bancario en época de bonanza.

A vueltas con el crédito

Por ahora, la situación se sostiene en la tendencia y no en cifras absolutas, donde el Santander tiene aún terreno por recorrer, particularmente en la actividad de préstamos.

El análisis de la cartera de hipotecarios revela la mejora del 73%. En este ámbito también evoluciona a ritmo de dos dígitos la financiación para consumo ( 60%), a pymes ( 34%) y a grandes empresas ( 23%). Desde el punto de vista de riesgo, el Santander asegura que la tasa de aceptación ha crecido. Es decir, la demanda “solvente” es mayor.

Se han concedido 38.000 millones a particulares y pymes; 20.000 millones a grandes empresas y 14.000 millones más en emisiones de bonos; totalizan 72.000 millones. Como resultado, el Santander presta en España 85 euros por cada cien que capta en pasivo.

Todo ello, junto a la caída del coste de los depósitos, genera que los márgenes por intereses mejoren el 9%. Sin embargo, las nuevas operaciones son aún incapaces de absorber reducciones anteriores y en el balance restan, año sobre año, el 1,8% al total de dinero prestado.

Sobre este mercado, un matiz: “Estamos en máximos históricos de líneas de crédito aprobadas y no utilizadas por las empresas; no sólo hay que dar crédito, sino voluntad de usarlo”, ha dicho el consejero delegado, Javier Marín.

Menos morosidad

A pesar de ello, “nuestra producción media crece el 50% y cerraremos el año con un crecimiento neto en España”, vaticina la mano derecha de Botín. Espera, además, que en pocos meses se detecten “entradas negativas en mora”.

En España, el 7,57% de los préstamos está en situación de impago. La ratio equivale a la mitad de la media del sistema (14,2%), aproximadamente. El país se consolida como tercer mercado en importancia para el Santander. Aporta el 14% del beneficio del grupo en todo el mundo (4.361 millones).

Pruebas de estrés


Las dos mayores plazas son Reino Unido y Brasil (20%). La economía americana pierde peso respecto a anteriores ejercicios. Globalmente, el grupo aplica “un modelo de negocio focalizado en la banca comercial que se traduce en un balance simple y saneado”.

Las pruebas de estrés europeas
confirman, según Marín, esa conclusión. El Santander las supera “muy reforzado” con un exceso de capital de entre 20.000 y 22.000 millones, ha remarcado con cierto orgullo.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad