Ercros presenta su ERE sin llegar a un acuerdo con los sindicatos

stop

410 trabajadores afectados

07 de julio de 2009 (11:30 CET)

Ercros no cede. El Expediente de Regulación de Empleo (ERE) temporal que presenta esta semana no varía un ápice del planteado inicialmente a pesar de las reuniones que ha llevado a cabo con el comité de empresa en busca de un acuerdo satisfactorio para todas las partes. Nada más lejos de la realidad. Según han informado desde UGT, Ercros “se levantó de la mesa de negociación” con lo que las negociaciones se han dado por rotas. 

De esta forma, el ERE que Ercros presentará esta semana ante la Dirección General de Trabajo en Madrid es el mismo que presentó cuando hizo pública su intención de emprender esta medida. El ERE afecta a un total de 410 trabajadores afectados, de los que 271 serán despidos y 139 suspensiones temporales. Igualmente se plantea el cierre de las plantas de Clorometanos de Huelva y Flix, el cierre de la planta de EDC de Huelva, el cierre de la Planta de Electrolisis de Huelva, la parada temporal de la planta de Electrolisis de Flix y la reducción de la estructura en los centros de Almussafes, Cartagena, Aranjuez, Cerdanyola, Tarragona y Tortosa, según ha informado el sindicato a Europa Press. 

La empresa, por su parte, ha señalado a ED que "todavía se está concretando el documento" que se presentará ante la Dirección General del Trabajo y no han querido desvelar más detalles sobre su contenido.

A la "ineptitud en la gestión de la empresa, debemos de sumarle ahora, la ineficacia de la dirección en la gestión de esta crítica situación", ha apuntado Luciano Gómez, secretario general de la Federación de Industrias y Afines (FIA) de UGT-Huelva, que lamentó igualmente la "falta de voluntad mostrada por la empresa en buscar salidas a la grave situación del grupo Ercros, como consecuencia de su nefasta gestión". 

El sindicato denuncia la “prepotencia” y la pasividad de la compañía para conseguir las ayudas necesarias de las Administraciones que podrían dar una salida adecuada al futuro del grupo y ocasionar el mínimo perjuicio a sus trabajadores. Por ello, desde UGT solicitan a la Administración que "rechace rotundamente estas pretensiones y obligue a la empresa a negociar y a asumir su responsabilidad social corporativa, ante los trabajadores y el entorno social en el realizan su actividad". 

La empresa, mientras tanto, seguirá con las movilizaciones con especial incidencia en Andalucía, dada la delicada situación en que se encuentra la plantilla de las plantas de Huelva.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad