Ganar títulos sale a cuenta a los jugadores del Barça, al club no tanto

stop

La entidad ingresa 40 millones, los cracks, 50.

Sin título

26 de diciembre de 2009 (11:08 CET)

Ganar títulos no solo implica la gloria inmaterial. También supone ingresos económicos importantes o, en el caso de los protagonistas, gastos inesperados. Este es el caso el Fútbol club Barcelona, según un informe hecho público por Mastercard.

La plantilla del Barça ha ingresado más de 50 millones de euros extraordinarios en el año más glorioso de la historia del club por los incentivos correspondientes a los seis títulos conquistados. Esto es fruto de que muchos de los craks azulgranas tienen apartados en sus contratos en los que una parte del sueldo está relacionada con los resultados.
Por ejemplo,el último de los títulos conseguidos, el Mundial de clubs, reportó a la institución barcelonista un premio de casi 3,5 millones de euros.

La directiva paga las primas gustosamente porque en definitiva son un reflejo de un éxito deportivo sin precedentes, aunque suponen un serio desequilibrio para el presupuesto del club, pues los ingresos derivados de los títulos no compensan las primas acordadas para los jugadores y el cuerpo técnico.

El importe que ha tenido que satisfacer el Barcelona en gratificaciones rebasa el presupuesto anual de muchos de los clubes de la Primera División española. Sólo la Champions League, que supuso unos premios por importe de unos 32,8 millones de euros (22,8 millones por los resultados y otros 10 derivados de la parte proporcional de un fondo común de ingresos de la UEFA), es altamente rentable y ha dejado beneficios considerables, prácticamente suficientes para abonar al vestuario las gratificaciones del triplete, cifradas en unos 39 millones de euros.

Todo lo contrario que la Copa del Rey, un trofeo sin retribución pecuniaria, que dejó al Barcelona unos 1,5 millones de euros por el taquillaje de la final de Mestalla y que supuso unas primas a la plantilla de unos 7 millones de euros. Para la economía azulgrana el triplete representó un incremento de 21,3 millones sobre lo presupuestado.

Por los últimos tres trofeos, las supercopas de España y Europa y el Mundial de clubes, la plantilla y el cuerpo técnico se repartirán unos 12 millones de euros (cada futbolista percibe alrededor de 60.000 euros por la Supercopa de España, 100.000 por la de Europa y algo más de 200.000 por el Mundial de clubs).

Tan sólo el trofeo conquistado en Abu Dabi, acompañado de un premio de 5 millones de dólares (casi 3,5 millones de euros), compensa las gratificaciones extraordinarias satisfechas. El periplo asiático se ha redondeado con los ingresos del amistoso disputado en Kuwait, que ascienden a 1,7 millones de euros.

En el presupuesto del club el triplete significó un incremento de 21,3 millones sobre los 177,3 millones presupuestados en salarios de los futbolistas, en los que sólo figuraba la prima por ganar la Liga y alcanzar los cuartos de final de la Champions, pero los resultados de la gestión deportiva de Josep Guardiola rebasaron todas las expectativas con el primer triplete de la historia, una gesta muy bien remunerada en el apartado de primas por el hecho de que se ha venido catalogando como algo altamente improbable.

Los éxitos no sólo han reportado gastos, sino también unos ingresos adicionales que un informe de Mastercard eleva hasta los 100-110 millones de euros, básicamente por ingresos comerciales y de marketing (14 millones), el incremento del valor de la plantilla (15 millones) y los bonus que pagan los patrocinadores asociados a la consecución de objetivos (30 millones de euros).
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad