Dos clientes en la tienda del Soho de Nueva York (EEUU) el 27 de octubre de 2015. REUTERS/Brendan McDermid

Google y Apple fuerzan a Fainé a lanzar Imagin Bank

stop

Varios bancos españoles intentan liderar el salto tecnológico para protegerse ante la eclosión de los gigantes de Silicon Valley

Barcelona, 16 de enero de 2016 (04:00 CET)

La gran banca española está inquieta. En los últimos días, los máximos responsables de entidades como Caixabank y BBVA han advertido de que la banca convencional ya no es suficiente para sus clientes y de que estamos viviendo un salto tecnológico que es todo un reto para ellas. Ambas están intentando abanderar este salto en España, con novedades importantes que tienen dos nombres en la sombra: Apple y Google.

La novedad más reciente la ha presentado Caixabank, que ha creado Imagin Bank, un banco exclusivamente para móvil enfocado a clientes millennials, es decir, jóvenes de entre 18 y 35 años que ya lo hacen todo con el móvil. La filosofía es: si se comunican, compran, venden, incluso consultan su saldo con su smartphone, ¿por qué no van a llevar su banco en el móvil?

Posicionamiento

Caixabank explicó el pasado jueves que lanza Imagin para liderar el cambio tecnológico y para mantener e incrementar su liderazgo en España tanto en el campo tecnológico como entre el cliente joven. "Se trata básicamente de una aplicación. Es un movimiento estratégico, de posicionamiento, muy bien planteado", valora Rafael Sambola, profesor de la escuela de negocios Eada. Pero ve detrás la alargada sombra de los gigantes tecnológicos.

"Lo que ha hecho no es otra cosa que protegerse ante la llegada de las grandes empresas tecnológicas. Está poniendo barreras de entrada ante competidores que no son bancarios, como Google y Apple", marcas que cuentan con una aceptación y una penetración entre los millennials mucho más alta que las entidades financieras. En Caixabank lo saben: el 70% de los jóvenes prefiere ir al dentista que a su banco, según admitieron en la presentación de Imagin.

Gonzalo Gómez Bengoechea, investigador del IESE, coincide con el diagnóstico: "Están tratando de anticiparse ante la aparición de empresas que, sin ser bancos y sin regulación, están ofreciendo los mismos servicios". Este académico habla de los dos grandes gigantes tecnológicos pero también de "comercios globales", como Starbucks, que ofrecen servicios financieros como hacer pagos por el móvil.

Desde Starbucks

Entre las grandes marcas globales, Starbucks fue de las pioneras en meter un pie en el sector financiero, tradicionalmente reservado a grandes compañías de traje y corbata. Apple y Google han entrado más tarde pero lo han hecho con la intención de conseguir el mismo éxito que en sus propios sectores.

Apple lanzó Apple Pay hace aproximadamente un año y en sólo seis meses ya era líder en pagos por móvil en Estados Unidos. Google entró algo más tarde con Google Wallet, con el que sus usuarios pueden hacerse una cuenta, hacer compras y sacar dinero. Su tamaño, popularidad y potencial les convierten en serias amenazas para los grandes bancos.

¿Piedras contra su propio tejado?

Los expertos creen que un tipo de negocio basado en operaciones por el móvil, como el de Caixabank, no es el que más le interesa a la banca, aunque admiten que hay un público que los demanda.

"Imagin no es un nuevo banco, no tiene ficha bancaria: es un nuevo servicio. Pero es positivo que lo hayan lanzado y puede tener éxito. Pero hay que advertir que sólo es válido para operaciones sencillas, y la banca tiene que tender hacia servicios de más valor añadido, más personalizados", explica Josep Soler, director del Institut d'Estudis Financers.

El salto tecnológico tendrá otro efecto negativo para la banca: "La era digital ya lo ha hecho con todos los sectores, y la banca no se salvará: cada vez habrá menos oficinas y menos empleo", explica Rafael Sambola, ya que cada vez menos clientes demandarán ir a la oficina. Gómez Bengoechea cree que no hay marcha atrás y que los bancos van a tener que continuar reduciendo costes y estructuras.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad