La AIReF contundente: "La Unión Fiscal no se va a producir en Europa"

stop

José Luis Escrivá, presidente de la autoridad fiscal, reclama un mayor realismo y reforzar, por ahora, "los marcos fiscales a nivel nacional"

El Presidente de la Autoridad Fiscal, José Luis Escrivá

Barcelona, 29 de febrero de 2016 (19:49 CET)

Los expertos no tienen dudas, creen que Europa debería caminar hacia una unión política y fiscal, que supusiera, por ejemplo, que el subsidio de paro de los españoles lo pagaran también, de forma directa, los alemanes. Eso es lo que ocurre en Estados Unidos. Pero, ¿es razonable que pase en el medio plazo?

El presidente de la AIReF, la autoridad independiente de responsabilidad fiscal española, José Luis Escrivá, ha defendido este lunes que el conjunto de países europeos deberían asumir la realidad, "y reflexionar sobre procesos alternativos".


¿Una Europa realmente federal?

A su juicio, "la Unión Fiscal no se va a producir en Europa, no hay apetito por parte de muchos países en ir en esa dirección, porque la mutualización de la deuda, por ejemplo, se ve muy complicada", ha asegurado en una jornada organizada por el Cercle d'Economia, en la que se ha presentado el informe del Instituto de Economia de Barcelona (IEB) sobre Federalismo y Finanzas Públicas 15, centrado en el análisis de los mecanismos europeos para superar la crisis.

Escrivá suscribe, de hecho, los objetivos fiscales de los partidarios de una Europa realmente federal, pero ha comprobado todas las dificultades que se presentan como responsable de un organismo que impuso la Comisión Europea a todos los países para controlar los presupuestos nacionales.

Escrivá debe corregir, si lo entiende así, las cuentas públicas que le presenta el Gobierno español, y reclamar que se elaboren unas nuevas si no se cumple con los objetivos marcados.


Excesivas regulaciones

Uno de los gráficos que ha mostrado Escrivá a los asistentes a la jornada fiscal en el Cercle d'Economia, moderada por Antoni Zabalza, y con la presencia del impulsor del IEB, el ex conseller de Economia, Antoni Castells, hace referencia al número de páginas de la normativa de la Comisión Europea. "Ahora son 650 páginas, de regulaciones que cambian continuamente, lo que hace muy complejo, incluso para los iniciados, saber qué se debe hacer y cómo se debe aplicar", ha reconocido.

El responsable de la AIReF ha apostado por "comenzar de nuevo", y plantear, seriamente, entre todos los países como se puede manejar la deuda a largo plazo, y si ésta debe ser o no, como límite –fijado en los tratados europeos-- del 60% del PIB, al tiempo que se rediseñan mejor las reglas de gasto.


Cesión de soberanía

En el otro lado, los más optimistas. El profesor de la Universidad de Barcelona e investigador del IEB, Dirk Forenmy, consideró que la crisis ha demostrado las carencias del diseño institucional de la zona euro, y que la opinión pública defiende una mayor integración.

"La gran recesión ha puesto sobre la mesa que el futuro de la Unión Europea será federal", ha afirmado. "Según el Eurobarómetro de noviembre de 2015 el 71% de los ciudadanos encuestados reconocía que las reformas económicas serían más efectivas si se pusieran en práctica de forma coordinada en toda la Unión", según Dirk, quien ha añadido que ello implica la cesión de soberanía y que esa decisión la deberán tomar los responsables políticos.

En la jornada, con matices y reflexiones sobre las dificultades de salir de la crisis de una forma definitiva teniendo en cuenta los altos porcentajes de deuda, también han participado Pablo Hernández de Cos, del Banco de España, y José Luis Peydró, de la Universitat Pompeu Fabra.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad