La banca mediana, lista para iniciar el baile de las fusiones

20 de junio de 2010 (11:16 CET)

Después de la ola de fusiones entre cajas de ahorro, unas en forma clásica otros en forma de SIP, se abre la vía a las uniones de bancos. El Sabadell ha abierto el camino con la oferta a los accionistas del Guipuzcoano. Pero no queda ahí el proceso. La banca mediana, la que se sitúa fuera de las dos enormes entidades españolas, ha iniciado el avistamiento de posibles socios para incrementar su tamaño.

Según fuentes de la patronal bancaria AEB, el incremento de la fortaleza de las cajas de ahorros después de las ayudas del FRO y el aumento de la lucha por la captación de activos incentivará a las uniones entre bancos. A eso se añade el hecho de que la morosidad va a seguir subiendo por la debilidad de la economía y en el horizonte asoman los nuevos requisitos internacionales de capital y liquidez que se discuten en el Comité de Basilea. Los problemas de la deuda pública también perjudican, ya que los bancos tienen los mercados mayoristas cerrados. Y las entidades medianas son las que más van a sufrir los menores plazos para hacer provisiones contra la morosidad y la mayor exigencia de coberturas sobre los inmuebles que ha decidido el Banco de España.
El mayor de los bancos medianos es el Popular. Esta entidad, sufrió mucho por su exposición al ladrillo, al principio de la crisis. Ahora, parece haberse estabilizado. Sus dirigentes han dicho con claridad que sólo participarán en operaciones de fusión si las lideran. Lo que limita las posibilidades.

El Sabadell es la entidad que se ha mostrado más agresiva en su deseo de ampliar perímetro. La entidad que preside Oliu siempre ha querido fusionarse, sin éxito de momento, con el Popular . A falta de noticias en este sentido, mira hacia el banco Pastor , al que quiso sumar a la operación del Guipuzcoano y que se descolgó de ella. El tamaño y la exposición inmobiliaria asumida en su momento hace que el banco gallego esté en muchas de las cábalas sobre futuras uniones, según explica el Periódico de Catalunya.

Banesto y Bankinter, las dos de una u otra manera en la órbita del Santander, están en el punto de mira de fusiones, aunque fuesen auspiciadas por la entidad matriz que pretendería así reducir costes.

Finalmente, están los pequeños bancos participados en cajas que a su vez están en proceso de fusión. Se habla de entidades como el Banco Gallego, controlado por Caixa Nova, y el banco Etcheverría, con un 44% de Caixa Galícia, que podrían seguir la estela de las dos entidades matriz y unirse entre ellos. En todo caso, el baile está abierto y muchos han optado por pedir tanda.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad