La economía catalana crece el 1,2% en 2014

stop

El PIB de la comunidad registra el primer dato positivo desde 2007 gracias al empuje del turismo

El consejero de Economía de la Generalitat, Andreu Mas-Colell, en el Parlament

en Barcelona, 05 de febrero de 2015 (12:40 CET)

La economía catalana ha cerrado 2014 con un crecimiento del 1,2%, dos décimas por debajo del avance de España (1,4%). Se trata del primer ejercicio en positivo desde 2007, un dato a celebrar. El año anterior retrocedió el 0,8%. El dato negativo es que la evolución del PIB se queda por debajo de la previsión oficial, la que el Gobierno de Artur Mas incluyó en el proyecto presupuestario pendiente de aprobar. La estimación de las cuentas es que el avance llegara al 1,5% en el ejercicio precedente e y hasta el 2,2% en 2015.

Tampoco ha alcanzado la previsión de la Cámara de Comercio de Barcelona, que también firmó un crecimiento del 1,5% para 2014 y del 2% en el ejercicio en curso, una estimación más conservadora que la del Ejecutivo. Los analistas del BBVA fueron algo más pesimistas. Pronosticaron el pasado junio que la economía catalana crecería sólo el 0,9%.

El turismo extranjero crece el 7,6%


La actividad de la última mitad del año ha empujado el PIB. En los meses de verano es donde se concentra el grueso del negocio que se consolida como la clave de vuelta de la economía catalana: el turismo. "La afluencia de visitantes extranjeros ha sido muy activa, con un crecimiento del 7,6%, a la que se ha sumado la recuperación del turismo interior", señalan fuentes del departamento de Economía de la Generalitat, liderado por Andreu Mas-Colell.

El sector servicios ha avanzado el 1,5%, una media que contrasta con la del ejercicio precedente, cuando el PIB del segmento descendió el 0,4%. Además del turismo, la consejería remarca que la demanda interna empieza a salir de su letargo.

Recuperación de la construcción


La únicas actividades que se contrajeron en 2014 fueron la agricultura, frente al avance del 3,7% del año anterior; y la construcción. Con todo, la destrucción de este negocio se frena: la caída del año anterior fue del -6,7%. La consejería indica que la ligera recuperación de precios de la vivienda nueva y el incremento de hipotecas ralentizan el retroceso del PIB.

La industria catalana es la actividad que más se ha aprovechado del empuje económico del cuarto trimestre. Ha recuperado el crecimiento del 1%. El PIB sectorial cayó medio punto el trimestre anterior. Al final, ha cerrado el ejercicio con un avance del 1,2% de media, dos décimas más que en 2013.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad