La economía rusa se contrae por primera vez en cinco años

stop

DRÁSTICO DESCENSO DEL COMERCIO EXTERIOR

Imagen del portal de Apple en Rusia

29 de diciembre de 2015 (12:58 CET)

El Producto Interior Bruto (PIB) de Rusia registró el pasado mes de noviembre una contracción del 0,5% en relación al mismo mes de 2013, tras haberse incrementado medio punto porcentual en octubre, en lo que supone el primer retroceso de la economía rusa desde octubre de 2009, según los datos publicados por el Ministerio de Economía y Desarrollo de Rusia.

En términos mensuales, la economía rusa experimentó en noviembre un descenso del 0,2% sin tener en cuenta efectos estacionales y de calendario, mientras que en octubre había crecido una décima.

Menos de la mitad que en 2013


De este modo, en los once primeros meses del año, el PIB de Rusia ha experimentado una expansión interanual del 0,6%, lejos del 1,3% de crecimiento en el mismo periodo de 2013, lo que sugiere que el dato correspondiente al conjunto de 2014 podría situarse en línea con los pronósticos del Gobierno ruso, que augura una expansión de entre el 0,5% y el 0,6%.

El ministerio ruso apuntó que este empeoramiento de las dinámicas económicas del país se explican por la contribución negativa procedente de la profunda desaceleración del sector manufacturero, así como por las tendencias negativas observadas en la construcción y la agricultura.

Menos ventas y compras al exterior


Rusia, cuya economía sufre el impacto de las sanciones impuestas por Occidente a raíz de la postura del Kremlin en el conflicto de Ucrania, así como del desplome de los precios del petróleo, ha visto especialmente mermados sus intercambios comerciales.

Así, el volumen de exportaciones rusas alcanzó en noviembre los 30.820 millones de euros, un 19,6% menos que un año antes, lo que eleva a 376.465 millones sus ventas al exterior en los once primeros meses del año, un 3% menos que un año antes.

A su vez, el volumen de las importaciones de Rusia en noviembre disminuyó un 22%, hasta 19.000 millones, lo que supone que las compras rusas al exterior entre enero y noviembre sumaron 231.885 millones, un 8,3% menos.

La inestabilidad del rublo ha provocado enormes problemas en el comercio del país, sobre todo en los sectores donde los productos extranjeros tienen mucho peso como es el caso de la distribución --Ikea-- o la electrónica, dando lugar a que incluso firmas emblemáticas como Apple suspendieran temporalmente la actividad.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad