La Generalitat blinda la obra social de las cajas catalanas intervenidas

stop

SERÁN FUNDACIONES

El conseller d'Economia, Andreu Mas-Colell, con el presidente de la Generalitat, Artur Mas

03 de julio de 2012 (17:41 CET)

La consellería de Economía de Catalunya ha conseguido preservar la obra social de las cajas catalanas. El conseller, Andreu Mas-Colell ha anunciado la modificación de la ley de cajas catalanas por la cual estas entidades participadas por el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) o que forman parte de un Sistema Institucional de Protección (SIP) se transformarán en fundaciones de carácter especial para preservar su obra social.

Mas-Colell ha explicado que se reconvertirán en fundaciones la antigua Laietana, CatalunyaCaixa, y BBVA podrá elegir si mantiene una única fundación para la antigua Unnim o bien si crea tres fundaciones para las antiguas cajas: Terrassa, Sabadell y Manlleu.

Otros deciden

El conseller ha asegurado que en algunos casos, como Unnim y Penedés, la Generalitat no tiene la última palabra. En el caso de Unnim, no es al Govern a quien le toca determinar cómo debe organizar su obra social, sino BBVA, mientras que el caso de Penedès, integrada en Banco Mare Nostrum, "es un poco especial y la ley permitirá que pueda iniciar su camino hacia la transformación", ha recalcado Mas-Colell.

Las nuevas fundaciones desarrollarán la obra social y cultural de las cajas de ahorros, y con su conversión, las cajas perderán su condición de entidades de crédito. Las fundaciones tendrán como máximo órgano de gobierno un patronato formado por una veintena de miembros, tres cuartas partes de los cuales representarán al sector privado, como entidades fundadoras de las cajas, entidades privadas que aportan recursos, personas de reconocido prestigio propuestas por el patronato o entidades públicas o privadas que promuevan actividades similares a las que desarrolla su obra social.

Seis meses de plazo

El patronato tendrá un director general, que tendrá voz pero no voto en el órgano de gobierno de la fundación, y el mandato de los patronos no podrá superar los seis años. Además, deberán tener un perfil profesional en los ámbitos en los que las fundaciones desarrollen su actividad.

Las nuevas fundaciones estarán supervisadas por las Consellerias de Justicia y Economía, y desde la publicación de la ley en el Diari Oficial de la Generalitat, las cajas tendrán un plazo de seis meses para transformarse en fundación.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad