La Generalitat pone en marcha un plan para luchar contra la economía sumergida

stop

INSPECCIONARÁ A 12.300 EMPRESAS

28 de julio de 2010 (18:36 CET)

La Generalitat quiere aprovechar bien la Inspección de Trabajo, una competencia que pasó a gestionar el 1 de marzo después de ser traspasada en cumplimiento del Estatut. El primer objetivo que se ha marcado el gobierno catalán es luchar contra la economia irregular en Catalunya.

Por esta razón el Consorcio de la Inspección de Trabajo-donde participan Generalitat y Estado-ha puesto en marcha un Plan para inspeccionar a lo largo del segundo semestre más de 12.300 centros de trabajo para detectar casos de economía sumergida.
 
Muchas de estas actuaciones se harán en estos meses de verano, y las inspecciones se centrarán prioritariamente en sectores con una fuerte estacionalidad como la hostelería, las actividades recreativas, deportivas y de ocio o la agricultura. También se visitarán centros de trabajo de otros sectores como el transporte, el comercio, los servicios o la construcción.
 
El objetivo de las inspecciones será la detección de casos de trabajo no declarado ya sea de personas extranjeras sin permiso de trabajo o de trabajadores en situación irregular. Al mismo tiempo se controlará el hecho de que haya personas que estén compaginando un trabajo no declarada con la percepción de prestaciones por desempleo.

La consejera de Trabajo, Mar Serna, ha afirmado que este Plan se pone en funcionamiento "porque no nos podemos permitir que empiece a aflorar o suba la intensidad de la economía irregular. Todos estamos haciendo esfuerzos para mantener el Estado del Bienestar y éste se mantiene mediante las aportaciones de las empresas y los trabajadores con el trabajo declarado".
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad