Los fondos buitres salen a la caza del promotor moroso de CatalunyaCaixa

stop

LOS PRÉSTAMOS CAMBIAN DE DUEÑO

Promoción financiada por CX en l'Hospitalet (BCN)

en Madrid, 12 de enero de 2015 (20:33 CET)

Apollo, principal accionista de Altamira (empresa en la que también participa el Santander con un 15% del capital), ha activado la maquinaria para poner al día los inmuebles y préstamos al promotor de CatalunyaCaixa que se ha adjudicado a través de la Sareb.

Desde esta semana selecciona socios, principalmente bufetes especializados en recobro, que le ayuden a localizar a los titulares y a reclamar importes. Por otro lado, también se han entablado los primeros contactos comerciales con empresas oportunistas para vender parte de la cartera promotora, una opción que la Sareb contempla en los contratos de cesión.

En diciembre, Altamira se adjudicó (junto a Servihabitat y Cerberus), uno de los cuatro lotes que el banco malo ofrecía a los intermediarios privados por un periodo que, en este caso, llegará hasta 2021.

Activos tasados en 9.200 millones


En concreto, recibió inmuebles y créditos de CatalunyaCaixa y BMN (cofundada por Caixa Penedès) tasados en 9.200 millones de euros. La misión del contrato es administrar y vender esos activos. Previamente, la Sareb recibió las referencias como consecuencia del saneamiento del balance de la caja de ahorros.

En algunos casos, la tasa de mora que registró CatalunyaCaixa con la cartera promotora alcanzó el 60%. El fiscal estudia, a petición del fondo de rescate FROB, diversas operaciones que se desarrollaron durante las presidencias de Antoni Serra Ramoneda y Narcís Serra.

Hasta 1.100 millones se concedieron sólo a empresarios arraigados en municipios barceloneses gobernados por el PSC. Mientras la justicia avanza en las pesquisas, los nuevos administradores de los créditos problemáticos aceleran para recuperar parte de los importes prestados.

Situación de las hipotecas


En paralelo, otro fondo buitre, Blackstone, toma posesión de las hipotecas de CatalunyaCaixa que compró en junio mediante una subasta organizada por el FROB. Prácticamente la mitad de los hipotecados con capacidad de pago pero que han generado alguna incidencia ya ha suscrito una reestructuración de la deuda.

Para quienes no estén en esta situación, el nuevo dueño ofrece acuerdos extrajudiciales con los que obtener el inmueble a cambio de la condonación del préstamo. Blackstone, mediante esta vía, pretende recuperar con agilidad los pisos y casas para ponerlos a continuación en venta o alquiler.

Esta es la maniobra con la que el fondo buitre busca rentabilizar los 3.500 millones que pagó a cambio del paquete hipotecario tóxico (valorado en 6.500 millones). Sin embargo, no puede hacer desahucios masivos.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad