Mónica de Oriol y sus negocios con Indra, en peligro

01 de febrero de 2015 (09:59 CET)

Mónica de Oriol, la presidenta del Círculo de Empresarios, conocida por sus declaraciones nada políticas sobre los jóvenes del estilo de "no tienen formación y no sirven para nada", también ejerce de consejera independiente en la empresa tecnológica Indra. Lo curioso de su ejercicio del cargo es que fue la única que no asistió al consejo mas crucial de la compañía en sus últimos años. Quiso evitar dar su apoyo al cambio del presidente ejecutivo Javier Monzón por Fernando Abril-Martorell. Javier Monzón había entregado los principales contratos de seguridad de Indra a la compañía de preside Monica Oriol, Seguriber-Umano SA.

De Oriol controla un 58% del capital de Seguriber, empresa que facturó en 2013 a Indra servicios por importe de 2,58 millones de euros, cifra que, si bien está el 10,3% por debajo de la de 2012 (2,88 millones), supone ya el 2,46% de su facturación, como consecuencia de un presumible batacazo en los ingresos sufrido por la empresa responsable de vigilar las instalaciones del Madrid Arena en la fatídica noche del 1 de noviembre de 2012.

Conscientes en la asesoría jurídica de Indra que esta relación comercial poner en entredicho la independencia como consejera de Mónica de Oriol, la compañía que preside Fernando Abril va a llevar a cabo "una revisión de la contratación" de sus servicios de seguridad, de manera que la realizada con el grupo Seguriber-Umano "se sitúe en el entorno del 1% de la cifra total de negocio" de esa empresa. 

Indra, que está obligada a declarar esas operaciones por tratarse de transacciones vinculadas con sus consejeros, ha sostenido hasta ahora que contrata con Seguriber-Umano "en condiciones de mercado y sin trato preferente" y que su creciente peso en la facturación de Seguriber es una circunstancia "sobrevenida", derivada de la fusión, a principios de 2012, de Seguriber (de la que Oriol ya era primer accionista) y Umano, que era el principal proveedor de seguridad de esta empresa.

El sector de seguridad está expectante para ver qué sucede con estos servicios bajo la nueva presidencia de Abril-Martorell y también con los contratos anuales que garantizan estos servicios para todo el 2015. También se especula sobre el negocio de seguridad que posea De Oriol con Telefónica, pues se da por sentado que su escapada del consejo de Indra no ha gustado en la multinacional que preside César Alierta. 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad