El Constitucional tumba la prohibición de los toros en Cataluña

stop

El TC dice que el Parlamento ha vulnerado competencias estatales, porque podía regular las corridas pero no prohibirlas

La Monumental, la plaza de toros de Barcelona.

Barcelona, 05 de octubre de 2016 (13:05 CET)

Nuevo frente de conflicto entre el gobierno catalán y el Tribunal Constitucional: el máximo órgano jurídico ha tumbado la prohibición de las corridas de toros en Cataluña, que fue sancionada por el Parlament en el 2010.

Según el TC, el cuerpo legislativo ha invadido competencia estatales y puede regular estos espectáculos, pero tiene autoridad para prohibirlos, ha informado La Vanguardia.

Como en otras sentencias, el gobierno de Carles Puigdemont anunció que no acatará la sentencia del Tribunal. La vicepresidenta del gobierno, Neus Munté, dijo que en Cataluña "no se tolerarán la muerte ni el maltrato de animales". "Si esto se confirmara, inmediatamente nos pondríamos a trabajar para impedir que la sentencia tuviera ningún efecto práctico", precisó la portavoz del gobierno.

El Parlamento había votado por abolir las corridas de toros en julio de 2010, por una votación de 68 diputados a favor, 55 en contra y nueve abstenciones. Cuando terminó la temporada taurina en el coso de la Monumental, en el 2011, ya ningún toro fue torturado en territorio catalán.

Los propietarios de la Monumental pueden reclamar por las pérdidas

Además del argumento jurídico, la ponente de la sentencia, la catedrática en Derecho Civil Encarna Roca recordó que las Cortes habían "blindado" las corridas como un "patrimonio cultural", que fue sancionado tras una Iniciativa Legislativa Popular.

Según sus argumentos, los toros conforman un mercado económico "de primerae magnitud", y que si hay una norma que los prohíbe, "es un elemento distorsionador y desequilibrante del mercado".

Además del conflicto político entre el gobierno y el TC, el grupo Balañá –propietario de la Monumental- puede reclamar judicialmente por el "lucro cesante" que le ha implicado estar cinco años sin poder organizar corridas. De todas formas, el coso taurino no estuvo vacío, porque periódicamente se utilizaba para organizar espectáculos de circo.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad