El Gobierno declara el Estado de Alarma por quince días

stop

Los controladores están ‘movilizados’, si no trabajan pueden incurrir en un delito de desobediencia que les puede llevar a la cárcel

Alfredo Pérez Rubalcaba en la Moncloa

04 de diciembre de 2010 (13:02 CET)

Por primera vez en la historia de la democracia España entra en Estado de Alarma. Tal como preveía el Decreto publicado de urgencia el viernes por la noche, el Gobierno ha decidido este sábado en un Consejo de Ministros extraordinarios “movilizar a los controladores, si no trabajan incurrirán en un delito de desobediencia tipificado en el Código Penal Militar”, en declaraciones del vicepresidente primer y ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba.

Una medida que se puede prolongar 15 días y comporta penas de prisión. Ha entrado en vigor a la una del mediodía, cuando se ha publicado en el BOE. Una vez la medida histórica ha entrado en vigor, los militares que ya estaban situados en las torres de control de los aeropuertos del estado “han comunicado individualmente a los controladores su nueva situación, sus obligaciones y sus responsabilidades”, tal como ha explicado Rubalcaba en rueda de prensa..

Además, se ha iniciado una Comisión delegada para gestionar la crisis que lidera el presidente Zapatero.

Un colectivo “insensato”

Rubalcaba ha acusado a los controladores de actuar con prevaricación porque al iniciar la huelga encubierta “ya sabían que era el inicio de cinco días de vacaciones” y ha dejado claro que los puentes de negociación están definitivamente rotos: “no podemos tolerar los privilegios ni los chantajes”. Igualmente, ha señalado que no esperaban “que un colectivo fuera tan insensato y hiciese tanto daño a la ciudadanía” y que “el único que se les pide es normalizar la situación en los aeropuertos”.

Para todos los que se han quedado sin vuelo, Rubalcaba les ha pedido de nuevo disculpas y ha recordado las medidas extraordinarias que se han puesto en marcha para atenderlos.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad