El juez archiva la causa contra la macro red de coches de lujo acusada de estafar a Hacienda

stop

TRÁFICO DE VEHÍCULOS

Un concesionario con diferentes modelos de coches de lujo

en Barcelona, 20 de junio de 2015 (14:20 CET)

La sala segunda de la Audiencia Provincial de Barcelona ha desimputado a los más de 40 acusados de haber comprado vehículos de lujos con documentación presuntamente falsificada en el marco de una trama internacional que evitaba el pago de impuestos. El fraude habría superado el millón de euros según la inicial estimación de la Unidad de Extranjería de la policía nacional.

Los acusados recurrieron, ante la Audiencia, la imputación del juez de instrucción número 12 de Barcelona que les investigaba desde hacía meses. Según el juez, el fiscal y la policía nacional estas 40 personas, entre ellas tres ciudadanos británicos responsables de la trama, habrían cometido un delito de falsificación y otro de contrabando de vehículos de lujo importados burlando el pago de aranceles. 

La estafa parecía clara

La mecánica de la estafa, según el juzgado era la siguiente: La organización criminal  falsificó la documentación de "baja consular"  y, posteriormente, la de "alta de empadronamiento" de los compradores, la mayoría ciudadanos que vivían en el extranjero. Se les daba de baja en su país de origen, se les daba de alta en algún municipio español y gracias a este cambio de residencia (ficticio) los compradores conseguían "a través de la aplicación de la franquicia por cambio de residencia,  la completa exención  de la tributación al importar y utilizar el vehículo en España, lo que supone una ventaja  que puede alcanzar el 43% del valor del coche, como resultado de la exención en la tributación arancelaria, IVA a la importación  e impuesto de matriculación, y hasta el 12% del tipo impositivo del impuesto especial sobre determinados medios de transporte", tal y como reza en un informe elaborado por la policía y que obra en manos del juez.

La Audiencia dice que no hay delito

Los acusados recurrieron esta imputación. Y ahora la Audiencia ha resuelto darles la razón esgrimiendo que no queda suficientemente acreditado el delito de contrabando. "Los imputados conocían  la mecánica defraudaría pero no queda acreditado que la utilizasen".

La Audiencia afirma que la irregularidad se circunscribe a la cuestión meramente tributaria y no delictiva.

Esta decisión ha descolgado al juez, el fiscal, la policía nacional y a la abogacía del estado que ha decidido recurrir la decisión de la audiencia y pide, de nuevo, el procesamiento de los 4 acusados.

El juez investigaba a los consulados

Tal y como adelantó Economía Digital, los compradores de los coches (muchos de ellos, imputados hasta ahora), eran mayoritariamente extranjeros  y, a través de distintas oficinas diplomáticas en España,  conseguían el informe de baja consular de empadronamiento gracias a la presentación de otros documentos falsificados por la trama.  Así lo ha reconocido el propio consulado de EEUU en Barcelona, que tramitó decenas de documentos indispensables para que la organización criminal pudiera eludir el pago de centenares de miles de euros a Hacienda en concepto de impuestos.

400 coches bajo sospecha

El juez instructor estaba investigando, en el momento del archivo ordenado por la Audiencia, si se trató de una actuación negligente de este y de otro consulados, o bien si ha existido alguna connivencia entre los responsables de la trama criminal y funcionarios de las oficinas diplomáticas.

Según las estimaciones de la policía, la organización habría colocado en el mercado más de 400 vehículos de lujo, que fueron vendidos con una rebaja de más del 40 % de su precio real al no satisfacerse los impuestos.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad