Fuerte rechazo al impuesto de 'pisos vacíos' que prepara el Govern de Mas

stop

VIVIENDA

Gabriel Trindade / Cristina Farrés

El responsable de Territori, Santi Vila, el President Artur Mas y el líder de ERC, Oriol Junqueras | EFE
El responsable de Territori, Santi Vila, el President Artur Mas y el líder de ERC, Oriol Junqueras | EFE

22 de abril de 2013 (21:55 CET)

El Govern de la Generalitat ha vuelto a irritar a la banca, tal y como sucedió hace cuatro meses con el impuesto sobre los depósitos bancarios. Esta vez, el motivo de polémica es la propuesta de aplicar una tasa sobre entidades financieras e inmobiliarias que tengan pisos vacíos. La medida se intentará incluir en la ley de acompañamiento de los presupuestos catalanes, según informa el Ejecutivo en un comunicado.

A diferencia del intento de tasar los depósitos, que tras el anuncio aprobó de inmediato, el Govern ha optado por lanzar un globo sonda. El conseller de Territori i Sostenibilitat, Santi Vila, ha sido el encargado de anunciar las intenciones del Ejecutivo en una entrevista en la emisora Rac1 por la mañana. Pocas horas después, y tras los primeras reacciones del sector, el President Artur Mas ha dado apoyo público a la iniciativa desde Bruselas.

Ambas iniciativas impositivas parten del socio de gobierno de Mas, ERC. Así lo han reivindicado los republicanos este lunes. Según fuentes cercanas al Ejecutivo de CiU, este es un nuevo intento de contentar al partido encabezado por Oriol Junqueras.

Francia como ejemplo

Ambos políticos han dado poco detalles de cómo se concretará. La medida se encuentra en una fase muy inicial, según fuentes del Ejecutivo catalán. El Govern toma como ejemplo el modelo que existe en Francia. “En este país, el número de pisos vacíos al que se le aplicó el impuesto se redujo en un 40% entre los años 1999 y 2000”, apunta en un comunicado.

En el mismo documento a los medios, la Generalitat deja claro que la tasa sólo se aplicará a los bancos, promotores y otras entidades jurídicas. No afectará, por tanto, a las personas físicas. El conseller Vila ha remarcado que el nuevo impuesto no se aplicará en particulares y que quedarán exentos las personas jurídicas situadas en zonas del territorio donde no exista demanda acreditada de vivienda social.

El propio departamento de Territori i Sostenibilitat estima que se podría aplicar en 70 municipios, la mayoría del Área Metropolitana de Barcelona. La conselleria calcula que Catalunya tiene unos 450.000 pisos vacíos, de los que 80.000 son vivienda de nueva construcción. Realiza estos cálculos a raíz de un censo “en colaboración con el Col·legi de Registradors de Catalunya”.

Reacción de la Sareb

La Sociedad de Gestión de Activos Inmobiliarios procedentes de la Reestructuración Bancaria (Sareb) se ha mostrado muy prudente ante el anuncio de Mas. “Aún es pronto para saber el impacto de la medida”, han apuntado fuentes del banco malo a Economía Digital.

Con la poca información de que disponen, muestran sus dudas sobre el impacto real de la iniciativa en su cartera de productos. “En el caso de la ley andaluza de vivienda, sí se hace una mención especial a la Sareb. En la norma catalana, no se ha concretado”, indican los mismos interlocutores. De todas formas, añaden, la medida de Mas no es tan agresiva como la del Gobierno de José Antonio Griñán. El Gobierno andaluz castiga a la organización financiera e inmobiliaria por llevar a cabo su único objetivo: vender pisos de forma responsable para recuperar dinero público.

Banca

Fuentes del sector financiero han indicado que el nuevo impuesto no ha caído en gracia en la banca. Ven en ella un afán recaudatorio. No obstante, han matizado que existe una cierta tranquilidad porque las entidades financieras entienden que el Gobierno central podría intermediar en caso de que prosperara la iniciativa. Sucedería de la misma forma que hizo para frenar el caso de la tasa a los depósitos bancarios.

Mas defiende que su intención dista mucho del caso andaluz. “No estamos de acuerdo en algunas políticas que se hacen en algunos territorios del Estado español sobre expropiaciones, o, según como se vea, de expolio de viviendas vacías”, ha declarado.

En cuanto a las dudas legales que algunos actores del sector han puesto sobre la mesa, un portavoz de la Generalitat insiste en que “Catalunya tiene las competencias para legislar en materia de vivienda. La propuesta no se extralimita en este sentido”.

Sector inmobiliario

El sector inmobiliario tampoco ha recibido la iniciativa del Ejecutivo catalán con los brazos abiertos. También tacha de “recaudatorio” este impuesto. “La nueva tasa que plantea Catalunya es injusta”, afirma el director del gabinete de estudios de Pisos.com. “Si no hay demanda, no hay demanda”, añade. Según su punto de vista, la dinamización del mercado de alquiler debe lograrse con medidas incentivadoras y no impositivas, que además no entren en conflicto con otros derechos como el de la propiedad privada. Considera que el anuncio de la Generalitat es “cortoplacista”.

La Cambra de Comerç ha declinado hacer declaraciones hasta conocer los detalles de la nueva norma. Foment del Treball y Pimec tampoco se han pronunciado.

Mesa de la vivienda

Los sindicatos catalanes se han sumado a las críticas, pero desde otra perspectiva: consideran que el impuesto se queda corto. Reclaman medidas concretas para favorecer el alquiler social. Incluso piden que se implemente un alquiler forzoso con las máximas garantías para el propietario para encontrar un arrendatario. “No hablamos de expropiaciones, como en la norma andaluza”, matiza en declaraciones a este medio la secretaria socioeconómica de CCOO Catalunya, Cristina Faciabén.

Asimismo, muestran su disgusto por la forma en la que Mas ha dado a conocer sus intenciones. Afirman que hace dos semanas que el conseller de Territori se reunió con los representantes de los trabajadores y varias entidades del sector en la Mesa de la Vivienda. “Es el espacio natural para hablar de estos temas”, afirma Faciabén, aunque en este espacio de diálogo social Vila no hizo mención a la nueva iniciativa legislativa.

“Pediremos una nueva reunión al Govern para hablar de esta medida, queremos saber qué condiciones tendrá”, añade la sindicalista. Asimismo, recuerda que hacía un año que no se sentaban en la Mesa de la Vivienda, creada en la etapa de gobierno tripartito.

Oposición

También ve “positivo pero insuficiente” el impuesto el portavoz del PSC, Jaume Collboni. Precisamente, porque el Govern no entra en el alquiler social que le reclaman los socialistas. ICV ha manifestado que dará el visto bueno a la norma, pero tacha de “cínica” la actitud del Ejecutivo de CiU porque “la primera medida que implementó al llegar al poder fue modificar la ley del acceso a la vivienda” con las leyes Òmnibus, ha declarado la coordinadora nacional de los ecologistas, Dolors Camats.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad