Mas-Colell no bajará el IRPF a las rentas más altas “mientras dure el ajuste de la economía catalana”

stop

Desde la 'conselleria' achacan a una “mala interpretación” la inmediatez de la medida, que ha sido rehusada por la mayoría de la clase política

Artur Mas y el consejero Andreu Mas-Colell

18 de abril de 2011 (10:27 CET)

El Govern de CiU bajará el IRPF a las rentas más altas a lo largo de esta legislatura, pero no “mientras dure el ajuste de la economía catalana”. Así lo ha asegurado la conselleria d'Economia i Coneixement en un comunicado en el que defiende a su cabeza, Andreu Mas-Colell, ante el polémico anuncio realizado el domingo. En una entrevista a Europa Press, el político afirmó que harían marcha atrás y las rentas superiores a 120.000 euros no tendrían que tributar al 23,5%, tal como lo aprobó el tripartito a medianos del año pasado. Una medida que afecta a 50.000 contribuyentes que hasta la fecha pagaban dos puntos menos en el tramo autonómico del impuesto, el 21,5%.

Mientras la iniciativa de Mas-Colell ha sido desaprobada vehementemente por la mayoría de la clase política catalana, fuentes de su departamento explican que las palabras del conseller han sido “mal interpretadas” y que, por el momento, no existe “ningún plan” de reducir más impuestos que el de sucesiones. Para el líder de la oposición, el socialista Joaquim Nadal, el anuncio tiene un origen diferente: “Es una improvisación más propia del Mas-Colell académico que del conseller que es”. Asimismo, ha tachado el anuncio de “improcedente”.

Los secretarios generales de ERC y ICV han sido más duros con el convergente. El republicano Joan Ridau ha declarado que “ahora ya sabemos que es un gobierno business friendly: El que baja los impuestos a los directivos de las empresas” mientras “recorta servicios públicos básicos”. También ha recordado el tijeretazo en sanidad y educación el líder ecosocialista, Joan Herrera. En una rueda de prensa ha asegurado que el Ejecutivo recorta el presupuesto de la Generalitat pero “tiene dinero para eliminar el impuesto de sucesiones para 500 familias y para bajarlo a quien gana más de 120.000 euros al año”.

Trato fiscal “competitivo”

En su entrevista, Mas-Colell legitima la propuesta como la mejor medida para evitar que las rentas más altas establezcan su domicilio fiscal en autonomías donde el IRPF es más bajo. “Es de sentido común si se tiene en cuenta que la distancia en tren de Barcelona a Madrid son dos horas y media y que los directivos pueden vivir la mitad de la semana en la Ciudad Condal y la otra en la capital española”. El impuesto en las dos comunidades dista cuatro puntos.

La Asociación Española de Directivos (AED) comparte la valoración del convergente. El presidente de la comisión jurídico-fiscal, Albert Collado, ha celebrado que se avance hacia un trato fiscal “competitivo y parecido a otros lugares de España” para evitar que “empresas multinacionales o catalanas se vayan a otra comunidad, con lo que esto significa en sitios de trabajo”.

Impuesto de Donaciones

Por otro lado, el conseller también ha abierto la puerta a suprimir en los próximos 4 años el impuesto de Donaciones. Así se daría un paso más en esta dirección, tras anular el de Sucesiones para los familiares de primer y segundo grado.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad