Mas-Colell quiere contar ya en 2013 con 500 millones por la tasa a los bancos

stop

PRESUPUESTOS

Andreu Mas-Colell en el Parlament

23 de mayo de 2013 (22:56 CET)

El Tribunal Constitucional ha provocado que el President Artur Mas y su conseller de Economia, Andreu Mas-Colell, hayan dado un respingo. Han abierto los ojos y han visto que sí, que se abre una puerta de esperanza. Fundada o no, lo cierto es que la decisión del TC de levantar la suspensión de la tasa sobre los depósitos de las entidades financieras, podría suponer para la Generalitat hasta 500 millones de euros, la cantidad prevista para 2013 por el gobierno catalán cuando aprobó el impuesto, publicado en el DOGC del 18 de diciembre de 2012.

El Constitucional, que deberá pronunciarse sobre el fondo del asunto, ha decidido levantar la suspensión, tras el recurso que presentó el Gobierno central.

Y lo ha hecho atendiendo, precisamente, a los propios argumentos del Ejecutivo de Mariano Rajoy. Afirma que “resulta perfectamente comprensible que los posibles obligados al pago del tributo (...) estimen que dicho tributo va a perjudicarles”.

El argumento de la AEB

Y es que el TC, al utilizar ese comentario, juega con lo que esgrimió exactamente la Abogacía del Estado y que es el mismo argumento que la Asociación Española de la Banca (AEB) plasmó en su web. Es decir, el Gobierno se posicionó, sin ningún rubor, del lado de la AEB.

Con todo ello, además, en el auto de 16 páginas, el Constitucional defiende la necesidad de las autonomías, en este momento de especial gravedad económica, de buscar fórmulas que generen nuevos ingresos, y entiende que los intereses particulares del sector financiero “no pueden prevalecer sobre los generales”.

Mas-Colell calcula los ingresos

La Generalitat se apresuró a valorar la decisión. Y el Govern entiende que la medida vuelve a estar vigente. Mas-Colell señaló que contabilizará en 2013 como ingresos los recursos que pueda recaudar. Uno de los problemas es que la previsión de 500 millones difícilmente se podrá cumplir, cuando sólo falta poco más de seis meses para finalizar el año, y todavía no se han presentado los presupuestos en el Parlament.

Pero, en cualquier caso, el conseller insistió en que confía en ingresar una cifra “de tres dígitos”.

La ley de Montoro

¿No hay más problemas? ¿La Generalitat comienza a ver la luz? No. El Gobierno central ha tomado dos decisiones diferentes en solo cuatro meses. El 27 de diciembre aprobó una tasa a los depósitos bancarios del 0%, para que no la pudieran cobras las autonomías.

El Gobierno catalán, que conocía las intenciones del Ejecutivo de Mariano Rajoy, aprobó su tasa dos semanas antes, con el objetivo de que, cuando el Gobierno español se decidiera a aprobar la suya, compensara a las comunidades autónomas que ya dispusieran de un impuesto propio.

El Gobierno la recurrió. También Andalucía y Extremadura habían aprobado previamente sus propias tasas. Pero el 26 de abril, el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro daba cuenta de la aprobación de una tasa del 0,2 por mil a las entidades financieras, con el objeto de recaudar entre 250 y 300 millones de euros.

Montoro lo justificó para poder compensar a esas comunidades con impuesto propio, y evitar una proliferación de tasas autonómicas.

Acelerar el pacto con ERC

Ahora, el Gobierno catalán no sabe si recibirá los recursos previstos de forma directa, o a través de la compensación por parte del Gobierno central.

Pero Mas-Colell ya afila su lápiz para apuntar en los presupuestos de 2013 unos 500 millones de euros.

Era su previsión. Ello podría facilitar que Esquerra Republicana se avenga a aprobar las cuentas de este año. Y es que ese impuesto fue, precisamente, uno de los requisitos que reclamó la formación que preside Oriol Junqueras para llegar al acuerdo de gobernabilidad con CiU.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad