Mas no ve “indicios” para adelantar las elecciones

stop

HACIA EL 9N

El President Artur Mas. EFE

05 de septiembre de 2014 (18:12 CET)

El President Artur Mas mantiene su proyecto inicial, aunque la situación sea cada vez más insostenible. Con un Govern paralizado, y pendiente sólo de la consulta del 9 de noviembre, Mas ha rechazado este viernes que vaya a adelantar las elecciones. En un encuentro con el grupo parlamentario de CiU, para preparar los próximos meses, Mas ha afirmado que no ve “indicios” de que eso se vaya a producir. “Soy yo quien las debería convocar y no tengo ningún indicio de que se hagan”, ha considerado.

Mas ha arengado a los diputados de CiU para mantener el ánimo justo en un momento que puede ser clave para la economía catalana. Por ello, Mas, que se ha preguntado por qué se especula con el adelanto electoral, ha insistido en que en el horizonte lo que hay es “la recuperación económica, la creación de puestos de trabajo, la transparencia y ver cómo votamos el 9 de noviembre”.

Malestar con ERC

El President, por tanto, sigue teniendo dos cosas muy claras: que convocará la consulta el 9N, con el amparo legal de la ley catalana de consultas, y que que su pretensión es seguir gobernando y aprovechar la incipiente recuperación económica.
Esa es su pretensión.El Govern la mantiene a la espera a la Diada del 11 de septiembre. En ese momento, y en función de la movilización ciudadana que se produzca, Mas se verá legitimado para seguir su camino.

Y, cuando el Gobierno central presente un recurso ante el Tribunal Constitucional, entonces verá qué puede hacer, contando con el apoyo de los partidos favorables al derecho a decidir, en concreto con Esquerra Republicana. En el último instante, aunque no tenga ahora la intención de hacerlo, Mas siempre puede convocar elecciones anticipadas.

La paradoja es que Mas sigue enojado con Esquerra, porque no entiende que los republicanos exigieran una comisión de investigación en el Parlament sobre el Caso Pujol. “Simplemente no lo entiendo”, ha asegurado, al considerar que no mantenga la misma petición sobre la comparecencia de la presidenta del PP, Alicia Sánchez Camacho, por el Caso Método 3 y las escuchas en el restaurante La Camarga, una diputada que “está intentando hundir el proceso catalán”.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad