Podemos aplica una política del silencio tras el caso Errejón

stop

El partido cancela las apariciones de Pablo Iglesias en televisión tras la entrevista de Ana Pastor y el escándalo del secretario de Política de la organización

Iglesias en el acto de clausura de la Asamblea Ciudadana | EFE

22 de noviembre de 2014 (14:14 CET)

Las becas irregulares de Íñigo Errejón y el posterior escándalo público han obligado a Podemos a transformar de manera profunda su política de comunicación. Después de que Íñigo Errejón reconociese públicamente que cobraba 1.800 euros sin cumplir los requisitos por la beca de investigación que disfruta en la Universidad de Málaga, Podemos ha decidido cancelar la entrevista de Pablo Iglesias que Telecinco había anunciado a bombo y platillos para este sábado en horario estelar. La orden es de más prudencia y menos exposición, al menos hasta que la dirección del partido decida las nuevas directrices mediáticas.

Mediaset ha comunicado que el partido de Pablo Iglesias incumplió el compromiso adquirido con el programa Un tiempo nuevo este sábado. La cadena asegura que Iglesias sólo aceptaba acudir al programa mediante una pregunta pactada y con transmisión directa en la sede del partido. Telecinco rechazó la propuesta y decidió cargar contra Podemos.

Pablo Iglesias ha respondido a las acusaciones con un tuit: “Seguimos organizándonos y trabajando para construir un futuro para el país, sus mentiras no van a marcarnos los tiempos #SuOdioNuestraSonrisa”. La eurodiputada andaluza Teresa Rodríguez declaró que la formación política se encontraba “permanentemente frente un acoso mediático”. “Responder a eso es complicado. Hay que dar explicaciones bien elaboradas y diseñadas”, aseguró.

La agrupación decidirá este fin de semana la nueva política de comunicación después del caso Errejón, que todavía no ha aclarado si devolverá el dinero cobrado, y de la entrevista con Ana Pastor la semana pasada. Iglesias reconoció que había sido la entrevista más difícil que le habían hecho hasta ahora.

La amenaza de Moncloa

La enorme exposición mediática de Podemos en las cadenas de Mediaset y Atresmedia, especialmente en La Sexta y Cuatro, ha generado malestar en el Gobierno, según fuentes cercanas a Moncloa. El reciente anuncio del Ejecutivo del posible regreso de la publicidad a Televisión Española ha sido interpretado como una amenaza a las televisiones privadas por la amplia cobertura que ofrecen al partido de Pablo Iglesias.

El regreso de los anuncios a la televisión pública afectaría de forma considerable a Telecinco y Antena 3 en momentos en que la inversión publicitaria en televisión da las primeras señales de recuperación.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad