¿Por qué nadie quiere auditar al PP?

stop

CUENTAS

María Dolores de Cospedal, ante los medios. EFE

26 de febrero de 2013 (20:50 CET)

El Partido Popular (PP) no tiene quien lo audite. Las grandes firmas de servicios profesionales, Deloitte, PwC, Ernst & Young y KPMG no se han presentado al concurso para supervisar las cuentas del PP. Directamente le han dicho que no por vía telefónica. Pero, ¿por qué?

“El riesgo reputacional de cualquiera de las grandes firmas es muy alto”, explican fuentes del mercado de la auditoría. Las firmas huyen de los focos de atención. El caso de la supuesta contabilidad B del PP podría acarrear malas consecuencias para cualquier auditora. “Para bien o para mal, alguien siempre señalará a la firma, haga lo que haga”.

Incompatibilidades

Otra de las causas son los posibles casos de incompatibilidad que puedan tener algunas de estas consultoras. En el caso de que se realice un servicio forense para esclarecer una contabilidad B, algunos de los donativos al PP podrían ser de actuales clientes de las firmas, grandes empresas que llevan varios años trabajando con ellas. “No te puedes jugar tener a un gran cliente por un único informe”, comentan las mismas fuentes.

Además, el hecho de que en las filas de las Big Four están o han pasado algunos políticos del PP, o gente muy cercana a la dirección del partido, podría dañar la imagen de la firma. “La opinión pública se podría echar encima solo porque has tenido o tienes a fulanito o menganito en tu compañía”. “Ese es un riesgo que no se puede tomar”, recalcan.

Hay varios ejemplos, como el de Juan Costa, ex diputado del PP, ahora en las filas de Ernst & Young, o el del actual ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos, que antes de embarcarse en la vida política trabajaba para PwC.

Auditoría o ‘forensic’

Una de las incógnitas del proceso de adjudicación es el tipo de informe que demanda la dirección del PP. Se desconocen si piden una auditoría al uso o ir más allá con un informe forensic. Fuentes del PP aseguran a este diario que lo que piden es una auditoría como la que ha realizado a través de su tesorería, “con los datos que tiene el partido”.

En el caso de que la auditoría externa fuese como una de las tantas que hacen a las empresas, “no me extraña que no se hayan presentado las Big Four”, dice un competidor.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad