Así se destapa una ‘contabilidad B’

stop

'CASO BÁRCENAS'

Rajoy con el equipo olímpico

05 de febrero de 2013 (21:04 CET)

Destapar una contabilidad B o fraudulenta es una tarea complicada. No está al alcance de todos. La única posibilidad, además de los medios públicos (como la policía o la Agencia Tributaria), es a través de la investigación forense. En España sólo tienen capacidad para llevarla a cabo las cuatro grandes firmas del sector. Se las conoce como las Big Four (las cuatro grandes): Deloitte, PWC, KPMG y Ernst & Young.

“Una auditoría de cuentas al uso de los estados financieros no es suficiente para dar con una supuesta contabilidad B”, aseguran fuentes del mercado. “La única manera de llegar hasta el fondo es a través de una investigación forensic”.

Sin decisión

El caso Bárcenas ha destapado una presunta contabilidad fraudulenta en el Partido Popular (PP). La Fiscalía Anticorrupción ha tomado cartas en el asunto. De momento, sólo se han abierto diligencias informativas y se tomará declaración a algunos implicados como el propio Luis Bárcenas o el ex diputado del PP, Jorge Trías.

A raíz de las informaciones publicadas en varios medios, la dirección del PP decidió abrir una investigación propia. El partido decidió hacer una auditoría interna y contratar también una supervisión externa para clarificar los hechos. El PP aún no se ha decantado por qué servicio contratar, si una revisión de las cuentas al uso, o una investigación profunda. “Todavía se está estudiando”, explican fuentes de la organización que preside Mariano Rajoy. “Queremos llegar hasta el fondo”, recalcan.

Un hecho sin precedentes

Los populares confirman a Economía Digital que se han puesto en contacto con las cuatro grandes firmas auditoras para negociar el informe de auditoría externo. El partido todavía no ha elegido la empresa que prestará el servicio. “En el caso de que finalmente el PP contratase una investigación forensic, estaríamos ante un hecho sin precedentes”, aseguran fuentes del sector de la auditoría.

Como dice el propio partido, “nunca se ha hecho un ejercicio de transparencia” de este calibre. “Para resolver el caso Bárcenas es necesaria una investigación profunda”, dice un economista forense.

¿Qué y quién?

Las cuatro grandes de la auditoría poseen en su estructura un equipo denominado Forensic que, entre otros conflictos empresariales, se dedica a resolver casos de fraude fiscal o blanqueo de capitales.

Las investigaciones de fraudes económicos, al contrario que las auditorías de estados financieros, requieren de la participación de especialistas. Las Big Four cuentan con expertos informáticos, investigadores, ex policías, ex inspectores de Hacienda, economistas, abogados... Todos ellos investigan y evalúan cualquier irregularidad en la contabilidad de una empresa, en este caso, partido político.

Manipulación contable, administración desleal, corrupción, apropiación indebida e insolvencia punible son algunos de los delitos económicos que descubren estos equipos.

¿Cómo lo hacen?

Se abre la investigación. Lo primero es extraer toda la información financiera posible: movimientos de las cuentas bancarias, facturas... Cualquier entrada o salida de dinero. En este tipo de casos, el volumen de datos es importante. El uso de herramientas tecnológicas es primordial. “El objetivo es identificar las pruebas que demuestren alguna irregularidad y desechar las poco evidentes. La eficiencia es vital”.

Para poder detectar las irregularidades es imprescindible la labor de los expertos informáticos. Toda la información de los ordenadores se examina al detalle. Ficheros ocultos o borrados, correos electrónicos, conexiones de otros soportes externos a los que se hayan copiado datos o documentos protegidos con contraseñas. “No se escapa nada”, dice un experto en materia forense.

Gracias a este análisis informático se obtienen las respuestas. ¿Qué delito ha sido? ¿Cómo y cuándo ha ocurrido?, y, lo más importante: ¿quién?

Se necesita tiempo

Para poder llegar hasta el fondo de un caso de fraude económico se necesita tiempo. “La investigación puede tardar varios meses en realizarse, depende del volumen de información”, explica un auditor. “En el caso del PP, son tantos los años que se podría eternizar una investigación en profundidad”, recalca. Pero, “al final todo sale, con tiempo se consigue prácticamente todo”.

Cuando se finaliza la investigación se presentan los resultados al cliente. Como punto final, el informe se puede presentar como prueba pericial en un juicio, a petición de las instancias judiciales o de alguna de las partes. La justicia ha requerido estas evidencias en varios procesos de corrupción, fraude fiscal o blanqueo de capitales. Sin ir más lejos, uno de los últimos casos ha sido el de Grupo Marsans, que ha llevado a la cárcel bajo fianza a Gerardo Díaz-Ferrán y el testaferro Ángel de Cabo.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad