El expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont durante un conferencia en la Universidad de Lovaina, al norte de Bélgica. EFE

Puigdemont busca un baño de masas ante la Generalitat

stop

La Crida Nacional per la República activa sus redes para "llenar" la plaza Sant Jaume de Barcelona durante la presentación del "consejo para la república"

Marcos Pardeiro

Economía Digital

El expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont durante un conferencia en la Universidad de Lovaina, al norte de Bélgica. EFE

Barcelona, 30 de octubre de 2018 (10:25 CET)

Carles Puigdemont ha ordenado a las formaciones que controla —la Crida Nacional per la República y Junts per Catalunya— que pongan en marcha una campaña para lograr un lleno esta tarde de martes en la plaza Sant Jaume de Barcelona, donde se halla el Palau de la Generalitat.

Ambas formaciones han activado sus redes sociales para congregar una multitud en la plaza Sant Jaume con el propósito de seguir en directo la presentación del llamado "consejo para la república", la plataforma que Puigdemont piensa emplear como "gobierno en el exilio" en Bélgica.

El líder que huyó a Bélgica hace un año irrumpirá de nuevo en el Palau de la Generalitat, puesto que esta tarde de martes está prevista una vídeointervención suya para explicar las claves de un "consejo para la república" que, si bien no cuenta con ninguna oficialidad, sí que cuenta con todo el respaldo político del gobierno de la Generalitat.

De hecho, el propio titular de la Generalitat, Quim Torra, se encargará de presidir el acto de presentación de esta burla de institución, que cuenta con el apoyo de Junts per Catalunya y de ERC, pero no de la CUP.

Puigdemont y la movilización

La campaña para lograr una muchedumbre ante el Palau de la Generalitat enlaza directamente con uno de los mensajes que dio Puigdemont durante la convención fundacional de la Crida, el pasado sábado. "Llamamos a la movilización política porque no nos hemos rendido ni nos rendiremos", pidió el líder huido.

En realidad, las llamadas a la movilización del independentismo han perdido eficacia. Los soberanistas confiaban en lograr un otoño caliente a base de protestas masivas en las calles, pero se han llevado varios disgustos no sólo porque han perdido capacidad de reunir a manifestantes, sino por la bochornosa imagen del intento de asaltar el Parlament en el aniversario del 1-O.

 

 

 

 

 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad