El expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont durante un conferencia en la Universidad de Lovaina, al norte de Bélgica. EFE

Puigdemont buscó cientos de apoyos en EEUU antes de la DUI

stop

Un lobby contactó con centenares de medios, congresistas y senadores norteamericanos en nombre de la Generalitat entre el pleno del 6-S y el de la DUI

Iván Vila

Economía Digital

El expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont durante un conferencia en la Universidad de Lovaina, al norte de Bélgica. EFE

Barcelona, 31 de octubre de 2018 (18:48 CET)

El lobby norteamericano SGR, al que el gobierno de Carles Puigdemont pagó el año pasado para buscar apoyos a la causa independentista, desplegó entre el pleno de desconexión del 6 y el 7 de septiembre del año pasado y la declaración unilateral de independencia (DUI) del Parlament del 27 de octubre una intensísima actividad que incluye centenares de correos electrónicos y llamadas telefónicas a los equipos de docenas de senadores y congresistas estadounidenses.

Así consta en la documentación facilitada por la Generalitat en respuesta a una pregunta de Cs, que este miércoles ha llevado la información a la fiscalía porque entiende que toda esa actividad diplomática pagada con dinero público podría estar encaminada a buscar avales internacionales tanto al referéndum ilegal del 1 de octubre como a la DUI.

Encargo de 60.000 dólares

El asunto ya suscitó polémica cuando el año pasado se conoció el encargo del ejecutivo de Puigdemont a SGR, por el que se abonaron 60.000 dólares. En el contrato, firmado el 15 de agosto y por un periodo de tres meses, se especificaba que se trataba de "sensibilizar" a medios y políticos norteamericanos sobre "el contexto político en Cataluña".

La firma, encabezada por Jim Courtovich, fue vinculada al Rusiagate, al haber tenido entre sus clientes a uno de los implicados, por lo que se le solicitó que aportara información en el marco de la investigación de la trama de supuestas ingerencias rusas en las elecciones norteamericanas de 2016, lo que alimentó la tesis de que Rusia había maniobrado a favor del independentismo. 

Sea como fuere, el entonces embajador de España en Washington, Pedro Morenés, escribió en septiembre a la firma norteamericana para advertirle de que el Tribunal Constitucional había declarado ilegal el referéndum que pretendía celebrar el gobierno catalán y de que, en consecuencia, era "muy probable" que el ejecutivo de Puigdemont hubiera violado la ley al suscribir el contrato.

Oídos sordos a Morenés

La documentación facilitada por el departamento de Acción Exterior en respuesta a la demanda de Cs acredita que el lobby hizo oídos sordos a la misiva del embajador.

Así, entre el 6 de septiembre, el día que empezaba el pleno del Parlament en el que se aprobaron la ley del referéndum y la de desconexión -después anuladas por el TC-, y el 29 del mismo mes, dos días antes del 1-O, además de más de 300 correos electrónicos a medios de comunicación estadounidenses, SGR también envió, siempre relacionados con el encargo de la Generalitat, más de un centenar de emails y efectuó 69 llamadas de teléfono a los equipos de docenas de senadores y congresistas.

Además, empleados del lobby que dirige  mantuvieron esos días reuniones con miembros del staff del Comité de Asuntos Exteriores del Congreso y con colaboradores de los congresistas Tom Rooney, Tom McArthur, George Kelly y Carlos Curbelo, y de los senadores Christopher Murphy, Rob Portman, Jim Risch y Marco Rubio, cuyo equipo es también el que recibió más correos electrónicos: 22.

Marco Rubio, el más contactado también tras el 1-O

A partir del 1 de octubre, y hasta el 27 del mismo mes, día de la DUI y la subsiguiente aplicación del 155, los contactos se acotan más, y, medios de comunicación aparte, se circunscriben a 11 senadores y 13 congresistas, además de al Departamento de Estado, los comités de asuntos exteriores del Congreso y el Senado y  la Helsinki Comission, un organismo independiente creado por el Congreso para fomentar la cooperación internacional y preservar los derechos humanos. 

De nuevo, a quien se envían más emails, 13, es a Rubio, miembro del ala conservadora del Partido Republicano que compitió con Donald Trump en las primarias por ser el candidato a la presidencia.

Cs lleva la información a la fiscalía.

El portavoz de Cs en el Parlament, Carlos Carrizosa, explicó este miércoles durante su visita a la Fiscalía General del Estado para entregar la documentación que el partido naranja ha solicitado hasta en tres ocasiones el detalle de las actividades realizadas por el lobby en virtud del encargo que le hizo la Generalitat, según informa EFE. La lista de contactos mantenidos por la firma ha sido la única respuesta obtenida hasta ahora.

El listado no especifica el contenido de las comunicaciones, como solicitaba Cs, pero la formación presidida por Albert Rivera entiende que esa información que se les oculta "es la demostración documental" de que la Generalitat maniobró y destinó dinero público para conseguir un "reconocimiento internacional" a la independencia en vísperas de la DUI.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad