Sánchez hará de dique en la ANC para evitar la independencia automática

stop

El presidente de la entidad decidirá en función del resultado de la asamblea del domingo si se presenta a la reelección en las elecciones del 14 de mayo

Jordi Sànchez preside la Asamblea Nacional Catalana (ANC)

Barcelona, 15 de abril de 2016 (01:00 CET)

Arranca una nueva etapa para la Asamblea Nacional Catalana (ANC). La entidad, cuya intervención ha sido sustancial para el auge del independentismo en Cataluña, celebrará el domingo en Manresa una asamblea en la que reformará sus estatutos, aprobará la hoja de ruta para los próximos 12 meses y dará el pistoletazo de salida para una campaña interna que culminará el 14 de mayo con la elección de un nuevo presidente.

Jordi Sánchez es desde el año pasado la cabeza visible de la Asamblea y puede ser el dique para evitar una declaración automática de independencia. En las elecciones de 2015, Sánchez sustituyó a Carme Forcadell, quien dejó el cargo para presentarse a las elecciones catalanas y ahora es presidenta del Parlament. Sánchez no descarta concurrir a la reelección, pero antes de tomar una decisión definitiva quiere ver cómo quedan las cosas tras la reunión del domingo.

¿Cómo abordar el proceso independentista?

La hoja de ruta que se ha presentado cuenta con dos elementos esenciales. El primero tiene que ver con cómo abordar el proceso de independencia de Cataluña. Hay coincidencia en que las urnas dieron un mandato el 27 de septiembre para que se inicie ese procedimiento. En lo que no hay acuerdo es en si la secesión debe proclamarse de forma automática o si hay que negociar previamente con el Estado.

La propuesta de Sánchez, defensor del derecho a decidir, pasa por hacer un último intento para consensuar un referéndum con el Gobierno español. Si eso no se logra, la ANC se consideraría legitimada para pedir que se declare la independencia de forma unilateral o para demandar que se convoquen de inmediato en Cataluña unas nuevas elecciones ya con carácter constituyente.

Enmiendas a la hoja de ruta

Pero no todos los miembros de la Asamblea están de acuerdo con este planteamiento. Un sector más radical considera que ya se ha pasado página con el resto de España y que lo que corresponde es declarar ya la independencia de forma automática. Este grupo ha presentado una enmienda en ese sentido a la hoja de ruta de la actual dirección.

El domingo se votará. Si se aprueba la propuesta de Sánchez y se opta por la dar una última oportunidad a la negociación con España, el actual presidente podría decantarse por presentarse a la reelección. Si sale ganadora esa enmienda que aboga por la independencia inmediata, lo más probable es que Sánchez se retire al no estar cómodo con el proyecto.

Propuestas para unas nuevas elecciones generales 

Por lo tanto, no habrá decisiones ni candidaturas en firme hasta el lunes, cuando se conozca el contenido de la hoja de ruta definitiva. Un documento que abordará también una segunda cuestión de calado referida a la posición que debe la ANC en caso de que se repitan las elecciones en España.    

La propuesta de la dirección plantea que se busque la confluencia de las fuerzas independentistas, aunque no habla de una lista única. El 20 de diciembre, CDC, convertida ya en Democràcia i Llibertat, y ERC concurrieron por separado a las generales. La CUP no se presentó.

Este punto de la hoja de ruta también cuenta con enmiendas que van en un doble sentido: hay quien propone que el asunto no se aborde y también quien plantea que las fuerzas independentistas no se presentan a las generales al considerar que España es ya otro país distinto de Cataluña.

Reforma de los estatutos

Además, el domingo la reunión de la ANC servirá para cambiar los estatutos de la entidad. Hasta ahora, la Asamblea tenía un funcionamiento un tanto complejo. Los militantes, unos 40.000, elegían un secretariado compuesto por 75 miembros. Después, este órgano se encargaba de escoger al presidente y al vicepresidente para un mandato de un año.

La reforma estatutaria plantea que ambos cargos sean escogidos de forma directa por los socios y que el mandato dure dos años. La reforma de los estatutos es un asunto pacífico por lo que se prevé su aprobación el domingo, lo que significa que en las elecciones del 14 de mayo la elección del presidente ya se hará de forma directa.

Terna de posibles candidatos

Eso no ocurrió el año pasado. En aquella ocasión Liz Castro, una escritora americana afincada en Cataluña, fue la persona más votada, pero una semana después, el secretariado de la ANC eligió a Sánchez como presidente. Los candidatos rellenaron un formulario en el que, entre otras cosas, especificaron su disponibilidad para el cargo, que no está remunerado. Castro indicó que sólo podía dedicar 10 horas semanales a las tareas presidenciales.

Pero ahora eso podría cambiar. Castro es una de las posibles candidatas a dirigir la ANC, aunque no se postulará, lo mismo que Sánchez, hasta después de la asamblea del domingo y en función de su resultado. También se ha hablado de la posibilidad de que Antonio Baños, ex dirigente de la CUP, opte al puesto.

Baños cuenta con el apoyo de los cuperos y no está mal visto ni por CDC, pues en su día abogó por permitir que Artur Mas fuese presidente de la Generalitat, ni por ERC. Eso juega a su favor, pues la ANC es una entidad muy transversal donde están presentes todas las caras del independentismo y es difícil encontrar un candidato de equilibrio. No obstante, Baños todavía no ha tomado una decisión para acceder a un cargo que, al fin y al cabo, no está remunerado.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad