Urdangarin se salva del calabozo (por ahora)

stop

El marido de la infanta Cristina queda libre y sin fianza. Sólo tiene que notificarse periódicamente ante un juzgado de Suiza

Iñaki Urdangarin entra en la audiencia de Palma. / EFE

Barcelona, 23 de febrero de 2017 (12:34 CET)

 La Audiencia de Palma ha sido benevolente con Iñaki Urdangarin: ha desestimado el pedido de fianza de 200.000 euros que había pedido el fiscal Anticorrupción Pedro Horrach, y quedará libre hasta que el Tribunal Supremo confirme su pena de seis años y tres meses de cárcel.

Urdangarin podrá vivir en Suiza, y una vez al mes tendrá que notificarse en una dependencia judicial del país helvético para demostrar que no se ha fugado. En caso de que tenga que trasladarse, tiene que avisar a las autoridades judiciales.

El tribunal también ha rechazado el pedido de fianza de 100.000 euros para su exsocio Diego Torres, quien tiene prohibido salir del territorio español, y a quien se le quita el pasaporte. El día 1 de cada mes, tiene que comparecer ante el juzgado más cercano a su domicilio.

Pese a que Urdangarin tiene escolta policial, el fiscal había considerado que había un cierto riesgo de fuga, por lo que propuso ese monto de fianza. Pero el tribunal descartó ese argumento.

Urdangarin fue condenado por los delitos de prevaricación, fraude y dos delitos fiscales en el caso Nóos, mientras que su exsocio Torres enfrenta a ocho años y seis meses por otros cinco delitos de corrupción.

El marido de la infanta Cristina de Borbón llegó a la Audiencia de Palma poco antes de las 10.30, y fue increpado por algunas personas que se acercaron a los tribunales. Su esposa sigue el caso desde Barcelona, y si finalmente Urdangarin tiene que entrar en la cárcel, se plantea dejar el domicilio de Ginebra e instalarse en Lisboa.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad