Arrestado por fraude el fundador del gigante del bitcoin, Mt. Gox

stop

La policia japonesa cree que Mark Karpeles pudo manipular el sistema y provocar la pérdida de 850.000 bitcoin

en Barcelona, 01 de agosto de 2015 (11:39 CET)

La policía japonesa ha arrestado este sábado en Tokio a Mark Karpeles, el fundador de la que fue la mayor operadora global de la moneda digital bitcoin, Mt.Gox, acusado de un fraude que podría haber provocado la quiebra millonaria de esta casa de cambio en febrero de 2014, y con la que se habría enriquecido.

El ejecutivo francés de 30 años, que se enfrenta a una pena de cárcel de hasta cinco años o a una multa de hasta 500.000 yenes (3.675 euros), fue arrestado a primera hora en su domicilio de la capital nipona y llevado a comisaría para ser interrogado. Las autoridades niponas creen que Karpeles habría manipulado a su favor los sistemas informáticos de la operadora, lo que pudo acabar provocando su bancarrota.

Un 'crash' de 352 millones de euros


La casa de cambio radicada en Tokio quebró en febrero de 2014, tras denunciar la desaparición de unas 850.000 unidades de la moneda virtual bitcoin, un volumen que en ese momento equivalía a unos 48.000 millones de yenes (352 millones de euros).

En ese momento Mt.Gox tenía unos 127.000 clientes, a los que pertenecían 750.000 de los bitcoins robados, supuestamente a través de un ciberataque perpetrado por piratas informáticos, según apuntó la operadora en su momento.

Manipulación

El Departamento Metropolitano de Policía de Tokio cree ahora que Karpeles accedió en febrero de 2013 al servidor que gestionaba las cuentas, tanto en bitcoins como en divisas, de los clientes de la casa de cambio, explicaron fuentes de la investigación a la agencia Kyodo. El francés habría modificado entonces datos de su saldo en dólares, duplicándolo hasta aproximadamente 1 millón, y posiblemente también de su cuenta en bitcoins.

La posterior caída de Mt.Gox en 2014 resquebrajó la confianza en las divisas virtuales y avivó el debate sobre cómo regularlas. De hecho, el Gobierno japonés aprobó poco después tipificar el bitcoin como una mercancía y no como una divisa, un primer paso pionero en todo el mundo de cara a crear un marco para regular su intercambio.

También provocó las airadas protestas de los clientes de la casa de cambio fundada en 2011, que desde la bancarrota han presionado para que se investigue el paradero de los 850.000 bitcoins desaparecidos. De hecho, tres acreedores de Mt.Gox denunciaron a Karpeles el pasado octubre por la desaparición del dinero. Entre los tres le reclaman 23,5 millones de yenes (unos 172.000 euros).

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad