Las diez trampas de las rebajas

stop

Pese a los controles de las autoridades, es posible que haya comercios que apliquen prácticas fraudulentas en las rebajas. Estas son las diez trampas más comunes en que se puede caer

La atracción de las rebajas no debe relajar la atención con las compras. / EFE

Barcelona, 15 de enero de 2017 (17:19 CET)

La primera semana de rebajas es cuando se recibe el mayor volumen de compradores, y por la ansiedad de lograr esa oferta de los sueños, muchos consumidores no reparan que algunos chollos esconden trampas o prácticas comerciales de dudosa legalidad. 

1. No devolver el dinero por un artículo rebajado

Eso está prohibido. Según Legálitas, la política de devoluciones de un establecimiento debe ser la misma durante todo el año: si aceptan cambios, tienen que mantenerlo en el período de rebajas. Por las dudas, el consumidor debería informarse de cuáles son las políticas de cambios o devoluciones antes de realizar cualquier compra, ya que puede consistir en vales en lugar de devolución del dinero, o estar limitada a un plazo concreto.

2. Los artículos tienen defectos

Como en cualquier otro artículo, el comprador tiene derecho a una garantía de dos años, amparada en los derechos del consumidor. Si hay problemas con la pieza comprada, la empresa debería cambiarla por otra idéntica si no se puede reparar. O en última instancia, devolver el dinero, pero siempre y cuando la reclamación se produzca en un plazo menor a los seis meses.

3. Vender artículos rebajados que no son de temporada

La promoción tiene que alcanzar a artículos que en algún momento hayan estado a la venta con precios normales, aunque no es obligatorio que sea en un período reciente. Pero el comercio tiene dos obligaciones: poner en rebajas al menos la mitad de los artículos disponibles, y separar aquellos alcanzados por la promoción de los que exhiben precios sin descuentos.

4. No informar del monto rebajado

La ley no determina el porcentaje máximo o mínimo para una rebaja, pero sí se debe informar del precio original y del nuevo con descuento. O si se aplica un porcentaje, es suficiente con indicarlo en la etiqueta, como cuando se informa que en caja se aplicará un 50% de descuento.

5. Ocultar las fechas de las promociones

Todos los comercios tienen la obligación de exhibir, de forma clara, cuáles son las fechas de inicio y finalización de las rebajas. Y esta información se debe presentar tanto en el interior como en el exterior del local. 

6. No aceptar pagos con tarjetas

Como sucede con las garantías, las condiciones de pago se deben mantener a lo largo del año: si se aceptan tarjetas en cualquier otro mes, también se deben recibir en estas semanas, sea cual sea el artículo comprado. 

7. No aceptar reclamaciones

Los artículos rebajados no están exentos de reclamos. Así como no se permiten poner piezas defectuosas a la venta, tampoco se acepta la negativa a entregar hojas de reclamaciones si el cliente lo solicita. 

8. Subir el precio para volver a rebajarlo

Un clásico de la picaresca comercial: antes de las rebajas, aumentar el precio de un artículo, y al comenzar la campaña, realizar el descuento para que el consumidor termine pagando lo mismo que costaba días antes. Esta práctica está penalizada por las autoridades de Consumo, y si un comprador detecta el fraude, tiene que realizar la denuncia.

9. Retrasar la entrega de las compras on line

Una de las reclamaciones más frecuentes en las compras on line que se realizan durante estos meses es la demora en las entregas. Por más que las empresas de distribución incrementen su personal estas fechas, no siempre dan abasto. Pero esa no es excusa para el consumidor, quien antes de concretar una operación, debería verificar el compromiso de la plataforma de los tiempos de entrega. Y guardar toda la documentación (correos electrónicos, PDF's, facturas on line) de la compra si hay que realizar un reclamo.

10. Recargar en la tarjeta artículos que no se compraron

Si se recibe un recargo por compras que no se han realizado, es muy probable que el usuario haya sido víctima de un robo de datos. Cuando se use la tarjeta para comprar on line, hay que verificar se trata de un sitio seguro (se debe ver que la parte inicial de la dirección URL empiece con 'https://'), y evitar el uso de redes wifi públicas.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad