Los jóvenes llegan a ahorrar el 17% de su sueldo.

Los millennials sí ahorran (pero no arriesgan)

stop

Los jóvenes confían en los bancos, pero prefieren ahorrar en productos sin riesgo. Además exigen que las entidades aceleren su digitalización

Barcelona, 14/04/2017 - 11:55h

La generación millennial son los jóvenes nacidos tras la década de los ‘80, y se la considera como la primera generación nativa digital. Esta condición siempre ha provocado que se le atribuya muchos tópicos, como que disfrutan de una vida llena de facilidades o que se despreocupan por el bienestar material.

Pero en hechos, esta generación es la que tiene más dificultades para acceder al mercado laboral y, a la vez, la que tiene menos capacidad para ahorrar. No obstante, el Barómetro Vida Caixa, Hábitos de ahorro en la generación millennial, ha analizado los hábitos de los jóvenes de entre 25 y 35 años y ha desmentido algunos de estos tópicos.

Millennials: llegan a ahorrar más del 17 de su sueldo

El 78 % de los millennials que trabajan ahorran una media de 155 euros al mes, lo que representa un 17 % de su sueldo. A pesar de ser la generación que más facilidades tiene para encontrar información en internet, el 42 % utiliza las recomendaciones de los familiares y de los trabajadores de un banco (el canal preferido) para contratar productos de ahorro. Solo un 21 % se decide por lo que encuentra en Internet y un 17 % busca la ayuda de un gestor.

De hecho, un estudio realizado por Help my Cash señala que los millennials son los que mejor puntúan a la banca, por lo que no es de extrañar que deleguen la tarea del asesoramiento a los bancos.

En cuanto a los canales que prefieren para el ahorro, el que más utilizan con diferencia son las cuentas, ya sean corrientes o de ahorro (un 43 % en ambos casos). Un 24 % de los millennials guarda el dinero en efectivo y una minoría, en depósitos a plazo fijo o en un plan de pensiones.

Los bancos cuentan con la confianza de los millennials

Como demuestran ambos estudios, la gran mayoría de los millennials confía en los bancos. Sin embargo las entidades buscan nuevas estrategias para adaptarse a los cambios de hábitos de esta franja.

A estos jóvenes (y en general, a nadie) no le gustan las comisiones que cobran los bancos, la falta de transparencia y la atención al cliente. Pero sí la operativa online y los productos que comercializan (como cuentas, tarjetas o préstamos).

Por ello los bancos aceleran su proceso de digitalización, porque además de conquistar a los millennials, también deben enfrentar la creciente competencia de los gigantes tecnológicos como Google o Facebook que lanzan sus propios medios de pago.