Las empresas pueden sacar el máximo partido del big data. Pero deben saber cómo.

Así mejora el big data la toma de decisiones en las empresas

stop

Los expertos señalan cómo el big data reduce la incertidumbre, aumenta la precisión y eleva la rapidez en los procesos corporativos

Barcelona, 31/03/2017 - 13:00h

Es una de las bondades más publicitadas del big data: la gestión estratégica de grandes volúmenes de datos es el gran aliado de las empresas. ¿Pero por qué? ¿Cómo contribuyen estos datos a la mejora de los procesos en las compañías? Por sí solos, más bien poco o nada. En cambio, si estos se seleccionan y analizan correctamente pueden ofrecer una foto muy útil sobre la situación de la empresa a nivel global. Además de numerosísimas pistas sobre por dónde ha transitar en un futuro.

La consultora SAS, especializada en inteligencia corporativa,  enumera tres ventajas fundamentales derivadas de aplicar técnicas de analítica y big data en el día a día empresarial: reduce la incertidumbre, aumenta la precisión y eleva la rapidez. La digitalización consigue trazar la pista del negocio de forma fidedigna y al completo. Desde el recorrido del consumidor o cliente al control sobre los inventarios, pasando por el ajuste de la logística o la comunicación a través de redes sociales.

Todos ellos son avances transversales a todas las áreas de actividad que derivan en lo que que desde SAS denominan “fase de democratización de la analítica”.  La experiencia, la intuición o el cargo han ejercido tradicionalmente como factores determinantes para ponderar criterios y soluciones, pero con el proceso analítico se minimizan los riesgos derivados del error humano y se obtiene una decisión basada en hechos objetivos y contrastados.

“Tanto el conocimiento como su análisis están fluyendo a través de sistema de inteligencia artificial y machine learning... El big data es una innovación destinada a revolucionar la forma de trabajar”, resume Mike Beattie, CEO y fundador de la empresa especializada Mediamano.

Aportar valor al cliente

Todo ello sin perder de vista al cliente: las empresas deben ser capaces de aportar valor a los usuarios: ser relevantes, entender sus necesidades, ser capaces de saber qué le está pasando en ese momento, predecir qué le va a pasar y adelantarse a lo que podamos hacer en el futuro”, señala Ana Criado, Directora de Modelización y Data Lab en ING España.

Un gran reto que se suma al de preservar la seguridad de estos ingentes volúmenes de información y donde, una vez más, el big data y la analítica predictiva son herramientas imprescindibles. “La proliferación de ciberdelitos hace que sea casi imposible repeler proactivamente estas amenazas con las tecnologías actuales si no se aplica un nuevo enfoque donde intervenga el big data”, destaca la experta en ciberseguridad Marta Villén, directora general del Instituto para el Cumplimiento Normativo y la Prevención del Fraude (ICPF).

Así los datos son la materia prima a la que hay que dar forma, y este es el escenario en el que se mueven las compañías actualmente. Este mismo escenario multidisciplinar y multisectorial, es el que se va a diseccionar en el Big Data to Action 2017. Un evento, organizado por la escuela Madrid School of Marketing - MSMK, que reúne a los principales actores del sector, tanto proveedores como analistas y especialistas, para dar una visión completa de las tendencias, las necesidades y los desafíos.