Demon, la nueva obra del Liceu que llega a Barcelona el 23 de abril

El demonio llega a España por primera vez en la historia

stop

La obra de Anton Rubinstein, Demon, llega al Liceu de Barcelona y marca el estreno en España de una obra por descubrir junto al Mediterráneo

Barcelona, 05 de abril de 2018 (11:20 CET)

Demon (El demonio) será al título más infrecuente de la temporada 2017/2018 del Liceu. La ópera está basada en la obra del mismo título de Lérmotov, considerada una obra clave de la poesía del romanticismo en la que destaca el personaje principal, que tiene más de hombre que no de personaje maligno.

La obra se ha convertido en un clásico de la ópera rusa que llega por primera vez a España. Se representará 7 veces en el Liceu de Barcelona desde el lunes 23 de abril hasta el viernes 11 de mayo.

Una gran desconocida

Su autor, Anton Rubinstein (1829-1894) fue un reputado pianista y director de orquesta ruso. Dentro de sus composiciones cabe destacar su concierto para piano y orquesta, y sobretodo esta ópera, Demon. Un título que en los países mediterráneos no ha arraigado pero si en los principales teatros de habla germánica y eslava.

La ópera fecha de 1871, siendo contemporánea a las obras maestras de Tchaikovksy como Eugene Oneguin o La dama de picas. Su música tiene la belleza de las melodías frías rusas y del canto emotivo de las óperas del periodo romántico.

Un elenco de estrellas

El recientemente desaparecido Dmitri Hvorostovsky, uno de los barítonos más importantes de los últimos veinte años, fue un gran defensor de la obra de Rubinstein y tenía previsto cantar en las siete representaciones del mes de abril en el Liceu. Tristemente falleció a la edad de cincuenta y cinco años, viendo su sueño incumplido.

Egil Silins, se hará cargo del rol principal en substitución del malogrado Hvorostovksy. Silins ya ha cantado en el Liceu interpretando un magnifico Holandés Errante, habiendo interpretado este personaje en diferentes teatros como Bregenz o Zúrich, en los que ha cosechado grandes éxitos. A su lado estará la soprano Asmik Grigorian, habitual en el festival de ópera más importante de Europa, el de Salzburgo.

Uno de los momentos más potentes de Demon es el dúo final en el acto tercero, cuando el demonio aparece en la habitación de Tamara y le declara su amor. Un momento mágico que en el Liceu ha encontrado dos intérpretes de auténtico lujo.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad