Almirall centrará el ERE en el área comercial y de I D

stop

La propuesta inicial de la compañía prevé dejar al margen del expediente a las plantas químicas

Jorge Gallardo, presidente de Almirall

05 de diciembre de 2013 (18:45 CET)

Almirall prevé centrar el expediente de regulación de empleo (ERE) en las áreas de comercial y de Investigación Desarrollo (I D). La farmacéutica catalana ha anunciado un plan de reestructuración para todo el grupo europeo. Por el momento sólo ha concretado que en España afectará a unas 250 personas. Es decir, el 14,7% de una plantilla formada por 1.696 trabajadores.

El área industrial podrá respirar algo más tranquila. Pero no es definitivo. Todo dependerá de cómo evolucione la negociación entre dirección y sindicatos. Fuentes de Comisiones Obreras (CCOO) apuntan que tras el plan de reestructuración de la sección química hace dos años, la empresa no prevé incluirlos en el ERE.

Dos plantas químicas

Se trata de unos 400 trabajadores que se distribuyen en dos plantas químicas: una en Sant Andreu de la Barca y otra en Sant Celoni, ambas en Barcelona. En 2011 había una tercera en Sant Just Desvern (Barcelona), pero la compañía decidió cerrarla y reubicar al centenar de empleados para optimizar unos de los pilares del negocio farmacéutico.

Los mismos interlocutores sostienen que el ERE era de esperar. “Queríamos ser ciegos, pero ya ha aguantado mucho para ser una compañía catalana. Si los grandes monstruos farmacéuticos han aplicado recortes ¿Qué esperábamos?”, puntualizaban.

“Reequilibrar recursos”

El lunes se sentarán por primera vez la dirección y los representantes de los trabajadores para empezar a negociar el expediente laboral. El calendario establece que en la última semana de enero se conozca el número exacto de despidos.

"Tenemos por delante oportunidades de crecimiento, pero sólo se materializarán si reequilibramos nuestros recursos y concentramos nuestros esfuerzos allí donde estemos", ha explicado el consejero delegado de Almirall, Eduardo Sanchiz, en el comunicado que ha enviado la compañía a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

Impacto regulatorio

Los motivos con los que Almirall justifica el expediente son los cambios regulatorios del Gobierno impuestos en la industria farmacéutica. “En España, como resultado de las decisiones tomadas por las autoridades sanitarias, el mercado farmacéutico se ha contraído durante los últimos cuatro años”.

El 2010 y 2011, el Gobierno de Mariano Rajoy aprobó sendos reales decretos en los que se establecían las bases para racionalizar el gasto farmacéutico. Según un estudio de la consultora KPMG, el 96% de los directivos españoles han asegurado que las medidas se han traducido en una reducción de las ventas.

En los últimos años, la multinacional catalana ha llevado a cabo medidas de contención del gasto para esquivar la crisis y los impactos regulatorios, pero los números se resienten mes a mes. En el último semestre, el beneficio de la compañía cayó el 34% hasta los 17,6 millones de euros.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad