CECOT aprovecha la lucha entre patronales para reivindicar su fuerza

stop

División empresarial en Cataluña

Xavier Alegret

De izquierda a derecha: Joaquin Gay de Montellà (Foment), Josep González (Pimec) y Antonio Abad (Cecot).
De izquierda a derecha: Joaquin Gay de Montellà (Foment), Josep González (Pimec) y Antonio Abad (Cecot).

en Barcelona, 01 de noviembre de 2015 (21:00 CET)

Cataluña vive una doble lucha patronal. Por un lado, la que libran Foment del Treball, que agrupa a medio millar de patronales de todo el territorio, y Pimec, centrada en pequeñas y medianas empresas, con Felip Puig y el Govern de Mas de por medio. Y por el otro, la que tienen Foment y uno de sus principales socios: CECOT.

Pero ahora ambas amenazan de entremezclarse, después de que el presidente de la organización con sede en Terrassa, Antoni Abad, haya sacado pecho de su importancia dentro de Foment metiendo el dedo en la llaga de la lucha con Pimec y el Govern por la representatividad de las distintas organizaciones. Y azuzando de paso el miedo de la patronal que preside Joaquim Gay de Montellà a perder peso en el mapa empresarial catalán.

La pugna interna

A instancias de Gay de Montellà, el comité ejecutivo de Foment aprobó por unanimidad que la comisión disciplinaria de la patronal estudie si la expansión territorial de CECOT fuera del Vallès va en contra de los estatutos de la organización, así como las posibles medidas a tomar, que podrían llegar a la exclusión.

No hay fecha para la resolución, ni tampoco prisa. De hecho, CECOT, que debe dar su versión, todavía no ha sido convocada. Gay de Montellà y Abad debían de verse las caras este lunes 2 de noviembre, en la junta directiva de Foment, pero la semana pasada, la patronal pospuso la junta una semana, al 9 de noviembre a las 5 de la tarde.

La junta de Foment coincide con la fiesta de CECOT

Justo el mismo 9 de noviembre, dos horas más tarde, Abad debe estar en el Auditori de Barcelona, donde la CECOT celebra su Nit de l'empresari. Su fiesta anual, a la que está previsto que acuda Artur Mas, por segundo año consecutivo se celebra en Barcelona y no en Terrassa, algo que ha irritado en los despachos de Foment.

Y, casualidad o no, se ha hecho coincidir la junta de Foment con la fiesta de CECOT. Aunque Abad no está obligado a ir a la junta de la patronal de patronales –de hecho, nunca van todos, la media ronda la mitad de los convocados, según fuentes de la propia junta–, el líder patronal egarense ha admitido que tendrá una tarde ajetreada, pero no quiere buscar mala intención en lo que considera "un cambio de agenda"

"El socio que tiene más socios"

En respuesta al conflicto con Foment y a una posible expulsión de CECOT, este domingo, Antoni Abad, en una entrevista al canal de noticias público catalán 324, ha reivindicado la fuerza de la organización que preside, ha defendido la unidad de Foment –"me siento Foment"– y ha pedido que la organización se centre en buscar respuestas a los problemas de las empresas en vez de debatir sobre sus asociados.

"Si está en revisión la representación de las asociaciones empresariales, lo que tiene muy poco sentido es plantear la separación del socio que tiene más socios, porqué si echas a este, tu cuota de representatividad queda afectada negativamente", ha respondido tajantemente Abad haciendo referencia a la lucha con Pimec y con Puig por la representatividad. "No estar unidos nos debilita", ha agregado.

Batalla judicial con el Govern

Después de judicializar el asunto y de que el TSJC avalara la representatividad de Foment y Fepime –filial de Foment que agrupa a sus pymes– , la conselleria de Empresa y Empleo se cargó de un plumazo el statu quo, quitó la representación a Fepime  y, en septiembre, aprobó un decreto para actualizar el peso de cada organización.

Foment ha recurrido el decreto y espera a la resolución mientras Pimec ya trabaja para demostrar a cuantas empresas representa y obtener así el máximo de representatividad en las mesas de negociación con el Govern. Mientras tanto, el Govern les ha dado tres sillas a cada una de las dos patronales en el Servei d'Ocupació de Catalunya (SOC), ante lo que Foment dejó vacías sus sillas.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad