Foment deja vacías sus sillas en el servicio de empleo catalán como protesta contra Mas

stop

Gay de Montellà se rebela

Xavier Alegret

El presidente de la Generalitat, Artur Mas (izquierda), y el de Foment del Treball, Joaquim Gay de Montellà (derecha), en una imagen de 2014
El presidente de la Generalitat, Artur Mas (izquierda), y el de Foment del Treball, Joaquim Gay de Montellà (derecha), en una imagen de 2014

en Barcelona, 22 de octubre de 2015 (14:23 CET)

La patronal Foment del Treball se ha rebelado contra la nueva representatividad empresarial dictada por el Govern, que ha recurrido a la justicia, y ha llevado a la práctica su protesta este jueves con su ausencia en la reunión de constitución del consejo de dirección del Servei d'Ocupació de Catalunya (SOC).

El consejo del SOC, el servicio de empleo catalán, está formado por la conselleria de Empresa y Empleo y los agentes sociales, con seis sillas para los sindicatos (CCOO y la UGT se las reparten a partes iguales) y seis para las patronales Foment y Pimec. Pero la organización que preside Joaquim Gay de Montellà no hizo sus nombramientos, con lo que no pudo ser convocada y sus plazas han quedado vacantes hasta que proponga a sus tres representantes.

Con el último decreto, además de desaparecer la representatividad de Fepime (patronal de pymes filial de Foment) ante los órganos de la Generalitat con representatividad de los agentes sociales, se ha equiparado la presencia de la gran patronal catalana con la de la patronal de pymes Pimec. Han pasado de estar 4 a 2 a estar 3 a 3.

Disputa con Felip Puig

Foment ha llevado ante la justicia el decreto que firmó Felip Puig, consejero de Empresa, y que el Govern aprobó el 15 de septiembre pasado, ya que considera que rompe el diálogo social, al aprobarse sin tener en cuenta el punto de vista de la organización presidida por Gay de Montellà.

Pero tampoco gusta en su contenido, que fija que se establecerá la cuota de representatividad de cada patronal en función de las empresas que acrediten que forman parte de ella. El punto polémico es que cuando haya afiliación entre varias patronales, las empresas sólo podrán computar por una de ellas, la principal, lo cual castiga a las filiales de Foment, como Fepime.

Sin esperar los resultados

Sin embargo, se ha establecido el peso en el SOC (3 para Foment y 3 para Pimec) sin que se haya completado el proceso de acreditación de la representatividad de cada una de las organizaciones empresariales, que se inició hace solo unas semanas y que deberá permitir establecer el número de representantes de cada una ante el Govern en función de lo que pueda acreditar.

De hecho, fuentes del consejo de dirección del SOC apuntan que Foment no ha iniciado el proceso de acreditación, ya que ha recurrido el decreto. La patronal se ha ausentado de la reunión de este jueves, aunque ha excusado su ausencia, y sus tres plazas han quedado vacantes.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad